Público
Público

Bruselas retrasa la Ley del Cine

Las alegaciones del movimiento contra la orden son tenidas en cuenta por la UE, lo que paraliza las ayudas hasta 2010

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Éramos pocos y parió la abuela. ¿Recuerdan cuando el pasado mes se dio por cerrado el culebrón de la orden ministerial que desarrolla la Ley del Cine tras meses de trifulcas? Pues no se vayan todavía, porque aún hay más.

Bruselas ha decidido frenar la orden impulsada por Ignasi Guardans, director del ICAA, hasta escuchar con detenimiento las alegaciones de Cineastas contra la Orden, el colectivo de más de 200 realizadores que llevan meses denunciando que la nueva política de ayudas sacrifica económicamente a las producciones pequeñas en favor de los grandes proyectos.

La orden se firmó el pasado 16 de octubre y se envió al día siguiente al Boletín Oficial del Estado para su publicación. Cultura solicitó a la Unión Europea que la homologaran por la vía rápida. Pues parece que no ha colado. Y por un motivo muy sencillo: Cineastas Contra la Orden envío el pasado 27 de octubre un texto a la UE donde se indicaba una serie de presuntas contradicciones entre la orden y las leyes comunitarias. Contradicciones que podrían resumirse en una frase: la nueva política del cine lamina el concepto de diversidad cultural. Todo indica que el texto ha causado sensación en Bruselas, que ha decidido enviar un formulario a Cultura para que aclare las dudas que suscita la orden.

Un portavoz del ICAA, el organismo que regula la política cinematográfica, confirmó a Público que Bruselas iba a escuchar las alegaciones de Cineastas contra la orden, pero calificó todo el embrollo de 'procedimiento habitual'.

'El ministerio tenía que haber sido consciente de que esto podía ocurrir'

El ICAA confirmó también que el proceso puede alargarse hasta el 31 de diciembre, lo que dejaría en suspenso hasta entonces las ayudas al cine.

Felipe Vega, miembro de Cineastas contra la Orden, contó a este periódico que estaba 'sorprendido' por la rapidez con la que ha actuado Bruselas. 'Pone en evidencia que hay algo en la orden que no funciona y desde Bruselas se lo han tomado en serio'. Por su parte, el productor José Nolla cree que esto demuestra la 'legitimidad' de sus peticiones. 'El ministerio tenía que haber sido consciente de que esto podía ocurrir al sacar una orden controvertida'.

Toca ahora, por tanto, repasar una vez más los argumentos de los rebeldes. El director Javier Rebollo -ganador de la Concha de Plata en el festival de San Sebastián- fue muy tajante el día que se aprobó la orden: 'Me siento defraudado y triste. Esta orden va contra la pluralidad de la Ley'. Según José Nolla, se trataba de un problema de espíritu: 'Se instala en la administración pública un criterio monetario'.

'Me siento defraudado y triste. Esta orden va contra la pluralidad de la Ley'

Para que la queja no quede en el terreno de las abstracción, toca también explicar los números. La parte más sustanciosa de las ayudas de amortización complementaria (las que se dan una vez que el filme se ha estrenado) es para las películas de más de dos millones de presupuesto. Es decir, mientras que un filme por encima de los dos millones de euros puede alcanzar hasta 1,2 millones de compensación, uno que quede por debajo de esta franja puede obtener, sumando diferentes puntos, un máximo de 390.000 euros. Es decir, más dinero a los que menos lo necesitan, y menos a los que más. Al menos, según la opinión de Cineastas contra la Orden.

De momento, mientras Bruselas deshoja la margarita, resuenan las palabras pronunciadas por Guardans hace unas semanas: 'El cine español tiene ágoras y peliculitas'. Pues resulta que los que hacen las peliculitas han salido peleones.

Se aprueba la orden
Cultura aprobó la orden que desarrolla la Ley del Cine el pasado 16 de octubre. Al día siguiente la envió al BOE.

El contraataque
El colectivo disidente Cineastas contra la Orden contraatacó enviando a la UE un texto señalando las contradicciones de la orden.

El mazazo
Bruselas ha decidido esta semana estudiar las alegaciones de los realizadores que luchan contra la orden.

Las consecuencias
Las ayudas del cine quedan paralizadas como mínimo hasta el 31 de diciembre de este año. Las espadas permanecerán en alto al menos hasta esa fecha.