Público
Público

Bruselas suaviza el objetivo de déficit

España, Alemania y Francia tendrán un año más, hasta 2013, para rebajarlo hasta el límite del 3%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La virulencia de la crisis y la necesidad de mantener los planes de inversión pública han llevado a Bruselas a suavizar sus exigencias en cuanto a la reducción del déficit público de los países miembros. La Comisión europea tiene previsto conceder mañana a España, Francia y Alemania un año más de plazo, hasta 2013, para volver a cumplir con el Pacto de Estabilidad, que limita al 3% del PIB el déficit público.

La decisión se incluye en el marco de la reivindicada 'aplicación flexible' de la legislación comunitaria sobre el déficit, necesaria para acomodar las finanzas públicas a la realidad de la crisis. Veinte de los 27 países de la UE superarán el umbral del 3% en este ejercicio.

En el caso de España, Bruselas calcula que este año el déficit llegará al 11,2%, una tasa que irá descendiendo hasta el 9,3% en 2011. En consecuencia, la prórroga no coge por sorpresa a casi nadie. 'Nosotros consideramos suficiente lo que se decida', afirmó ayer la vicepresidenta económica, Elena Salgado. 'Hemos enviado al Congreso incluso una propuesta de reequilibrio que atendía a lo que era el calendario que teníamos previsto, con esfuerzos importantes y una consolidación fiscal significativa a lo largo de estos años. Evidentemente, el esfuerzo que haya que hacer si tenemos hasta 2013 podrá ser más gradual', señaló.

En el caso de Francia, la Comisión espera para este año un déficit del 8,3%, mientras que Alemania, en una posición más cómoda, tiene prevista una rebaja de impuestos que restará ingresos a las cuentas públicas. En ambos casos, como en el español, Bruselas considera irreal una vuelta al 3% para 2012.

Fuentes comunitarias insisten en que la aplicación del Pacto de Estabilidad debe tener en cuenta tanto las circunstancias económicas como la actitud de los gobiernos. La Comisión y los 27 consideran imprescindible mantener los estímulos presupuestarios, que son los artífices de la frágil salida de la recesión de los grandes países de la UE. El último borrador del documento que se presentará mañana recalca que la crisis está siendo 'peor de lo que se esperaba', lo que conduce a 'una posición general de la economía más débil' de lo previsto en abril del año pasado, cuando se fijó 2012 como fecha tope.

En el caso español, la Comisión ha tenido en cuenta que se han adoptado medidas eficaces para corregir el déficit.

La vicepresidenta económica, Elena Salgado, prometió ayer que la reestructuración de las cajas de ahorros se llevará a cabo antes de que la Unión Europea pida retirar las ayudas públicas permitidas desde el estallido de la crisis. “Seguro que tenemos tiempo de hacer la reestructuración que estamos planteando en este momento”, aseguró Salgado a su llegada a la reunión del Eurogrupo. Sin embargo, los 27 debatirán desde hoy cuándo suprimir las ayudas a los bancos como parte de la vuelta al déficit controlado. La Comisión recomienda que la primera de las medidas, los avales para la deuda emitida por las entidades, comience a retirarse en junio de 2010. Los Veintisiete se encuentran divididos sobre la retirada de otras medidas, entre las que se encuentra la recapitalización de entidades prevista por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), todavía no utilizado. Según Salgado, el FROB llegará a tiempo y el debate comunitario no situará en desventaja a las entidades españolas. La vicepresidenta insistió en que “los protagonistas son las propias entidades financieras”, no el Gobierno, pero auguró “grandes pasos” en “los próximos meses” en la anunciada reestructuración.