Público
Público

Bruselas y Berlín piden unidad contra la especulación

Desconcierto entre los operadores del mercado español en el primer día de prohibición de las ventas a corto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Bruselas tiene prisa. Quiere medidas más fuertes contra los especuladores y las quiere ya. La Comisión Europea celebró ayer la sintonía entre España, Francia, Italia y Bélgica para pararle los pies a quienes apuestan a la baja en las bolsas. Pero pidió una acción conjunta europea y marcó septiembre en el calendario. 'Nuestra política sería más eficaz y coordinada si tuviéramos en marcha un marco europeo. Sería mucho mejor', clamó una portavoz comunitaria en un mensaje dirigido a los gobiernos y a la Eurocámara.

Europa cuenta desde hace meses con una autoridad bursátil, pero no se ha puesto de acuerdo aún sobre los poderes que quiere darle. Este es uno de los deberes pendientes que tienen los reguladores nacionales y los eurodiputados. También está en sus agendas armonizar las legislaciones, tan alejadas unas de otras que algunas no permiten vetar las ventas cortas al descubierto. Bruselas es optimista y asegura que los contactos van 'por buen camino'. Tanto, que el viernes llamó a los actores en liza a 'dar los últimos pasos que permitan un acuerdo en septiembre'.

EEUU descarta, por ahora, impedir las apuestas a la baja en la Bolsa

Mientras esto ocurre, el poder está en manos de las autoridades nacionales y su equivalente comunitario puede coordinar la respuesta, pero no impulsarla. Grecia fue el primero en suspender las operaciones bajistas esta semana y le han seguido otros cuatro países. El director de ESMA, Steven Maijoor, dijo en declaraciones a Reuters que 'no hay planes concretos de otros países', aunque no descartó movimientos similares 'en próximas semanas o meses'.

De momento, Berlín (que en 2010 tomó por cuenta propia una medida similar) se mostró a favor de un marco común y probablemente forme parte de la discusión entre Angela Merkel y Nicolas Sarkozy el próximo martes, cuando aborden la crisis de la eurozona. Del otro lado, países como Austria, Países Bajos y, sobre todo, Reino Unido se oponen a una acción europea. También el regulador de los mercados estadounidenses, SEC, descartó ayer aplicar las medidas de prohibición paralas apuestas bajistas.

La banca francesa estudia llevar ante el juez los rumores de esta semana

La Comisión Nacional del Mercados de Valores español publicó a última hora del viernes un documento de dos páginas para tratar de aclarar las condiciones en las que se aplica la medida. A lo largo de toda la jornada reinó el descontrol entre operadores e inversores, que desconocían como aplicar la prohibición y que cada uno valoró de forma diferente. 'Los nacionales hemos dejado de hacer operaciones que los brokers internacionales sí están haciendo. Esto es un descontrol', explicaban desde una de las entidades de gestión afectadas.

Mientras se clarifica la situación, Bruselas prepara para este otoño una revisión de la directiva europea sobre abusos en mercados, para perseguir y castigar de manera más severa a quienes difunden rumores falsos para alterar las bolsas. Los bancos franceses están planteando adelantarse a estas medidas y estudian la posibilidad de llevar a los tribunales 'los rumores infundados' que han provocado el hundimiento de sus valores en los últimos días, según explicó ayer la Federación Bancaria Francesa. La patronal francesa celebró la decisión de prohibir las apuestas a la baja, lo mismo que hizo su homóloga española, la Asocicación Española de Banca AEB .

En España, la posiciones cortas registradas en la Comisión Nacional del Mercado de Valores ( a fecha del 29 de julio como última actualización) por siete de las compañías españolas principalmente los bancos medianos a las que afecta la prohibición de posiciones cortas acordada por el organismo supervisor este jueves alcanzan un valor de 643 millones de euros. La CNMV publicará la próxima semana los datos de posiciones cortas actualizados a fecha del 12 de agosto.