Público
Público

Buceadores tratan de recuperar los cuerpos de una familia española muerta en accidente de avioneta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un equipo de buceadores intenta hoy recuperar los cadáveres de una madre y sus tres hijos, de nacionalidad española, que murieron la noche del lunes al estrellarse la avioneta en la que viajaban en un lago del estado de Florida (EEUU).

Las condiciones para el rescate de los cuerpos son complicadas porque la avioneta se encuentra sumergida en una zona pantanosa, de poca visibilidad, y repleta de caimanes en el lago Russell, al suroeste del condado de Osceola, muy cerca de Orlando, en el centro de Florida.

Según informaron fuentes diplomáticas españolas a EFE, hasta el momento sólo se han recuperado algunos restos humanos que todavía no han sido identificados, mientras los buceadores intentan llegar a la cabina del aparato, una Cessna 172 de cuatro plazas.

Los ocupantes de la avioneta eran Carmen Blanco Herrera, de 45 años, y sus tres hijos de 19, 18 y 16 años (el mayor de ellos era quien pilotaba el aparato).

José Manuel Martínez, esposo de la fallecida y padre de los jóvenes, partió hoy desde Miami (EEUU) por carretera hasta el lugar del accidente, acompañado de un hermano, una hermana y el cónsul General de España en Florida, Santiago Cabanas.

Todos ellos llegaron el martes procedentes de Valladolid (centro de España), su ciudad natal, y fueron recibidos por familiares y personal diplomático español.

Martínez, sus dos hermanos y el cónsul Cabanas llegarán hoy al mediodía al lago Russell para asistir a las tareas de rescate.

Los buceadores, una unidad marina del condado de Osceola y agentes de la Comisión para la Conservación de la Vida Salvaje y la Pesca de Florida reanudaron hoy, a primera hora, las operaciones de rescate, tras ser suspendidas el martes por la tarde por falta de visibilidad.

La Cessna había despegado del aeropuerto de Gateway de Kissimmee y volaba de regreso a la ciudad de Fort Lauderdale (norte de Miami), cuando, por causas todavía desconocidas, se precipitó sobre el centro del lago, indicó el Consejo Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) de Estados Unidos.

La avioneta desapareció del radar en la noche del lunes pasado, alrededor de las 22:23 hora local (3:25 GMT), poco después de despegar del aeropuerto de Kissimmee con destino a dicha ciudad, agregó la NTSB.

El joven de 19 años que pilotaba la avioneta, propiedad de la compañía Airborne Sustems Inc., que alquila regularmente los aparatos a la escuela de vuelo de Fort Lauderdale, acababa de obtener su licencia de piloto en ese centro.

Se espera que dentro de unos díez días se dé a conocer un informe preliminar del siniestro, aunque el análisis de las causas del accidente no se completará hasta dentro de unos seis meses.

El joven piloto ingresó en junio pasado en la escuela de aviación de Fort Lauderdale y residía en un apartamento de Pompano Beach, al norte de Miami.

Según amigos del joven, la familia voló hasta Kissimmee para pasar el día en el parque de recreo de Walt Disney World.

De acuerdo con las normas de la Administración Federal de Aviación (FAA, en inglés) de EEUU, se exige 40 horas de capacitación, 20 horas de vuelo con instructor y diez horas solo, además de tres horas de vuelo nocturno, para obtener la licencia.