Público
Público

La burocracia europea no se ajusta a la austeridad

La Comisión y el Parlamento pretenden aumentar sus gastos casi un 6%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los recortes del déficit que dolorosamente están aplicando todos los gobiernos de Europa no afectarán a las dos principales instituciones comunitarias. La Eurocámara aprobó esta semana, a propuesta de la Comisión, un aumento del gasto del 5,9% para 2011. El aumento, descrito como 'moderado' por el Parlamento, enfrenta a los diputados con el Consejo, la institución de los gobiernos con la que a partir del miércoles negociarán hasta llegar en noviembre a un acuerdo.

Para Jerzy Buzek, el presidente de la Eurocámara, ampliar el presupuesto europeo, sufragado en dos tercios por aportaciones nacionales directas, es una expresión del 'gran sentido de la responsabilidad' de una institución que 'está al tanto de la difícil situación fiscal de los estados miembros'. Para justificarse, la Eurocámara prefiere utilizar otros cálculos distintos del gasto para 2011, y hace cuentas sobre los denominados compromisos de pago para 2011 y años sucesivos, que aumentarán según lo aprobado en un 0,8%.

Algunos gobiernos acusan a las instituciones de falta de coherencia

Varios gobiernos, liderados por Reino Unido, han expresado su estupefacción por lo que consideran una falta de coherencia con la doctrina de austeridad que tanto Bruselas como la Eurocámara predican para los países. Los gobiernos sólo aceptan financiar con una subida del 2,9% las nuevas estructuras y poderes de la UE, que desde hace casi diez meses vive una nueva etapa bajo el Tratado de Lisboa. El nuevo libro de instrucciones de la UE ensancha las competencias de la Eurocámara y crea el Servicio de Acción Exterior, el primer cuerpo diplomático netamente europeo.

Además del aumento del gasto, la Eurocámara pide revolucionar a medio plazo la política presupuestaria para introducir impuestos y tasas que la financien sin depender de aportaciones nacionales que están sujetas a una laboriosa negociación anual y al clima económico. Entre las opciones que la Comisión baraja a partir de 2013 se encuentra recaudar 41.000 millones de euros creando un IVA a nivel europeo, 20.000 millones subastando licencias contaminantes o 109.000 con una nueva tasa sobre los combustibles.

Fuentes del Ejecutivo comunitario aseguraron que esperan que el Parlamento acepte una rebaja en el gasto que reclama a cambio de una promesa expresa del Consejo de considerar nuevos recursos propios. Las negociaciones se prevén muy complejas y, si fracasan, siete estados miembros (Reino Unido, los países nórdicos, Austria, Holanda y República Checa) amenazan con forzar una congelación del gasto, que este año rondó los 123.000 millones de euros.

La Eurocámara defiende más gasto en sintonía con la política de Obama

Aunque la Eurocámara defiende la austeridad, ha justificado el aumento del gasto con la importancia de invertir a nivel europeo, un argumento similar al de la Administración de Barack Obama para recuperar el crecimiento. Sin embargo, el capítulo llamado 'Competitividad para el crecimiento y el empleo' caerá un 9% según los compromisos de pago, los cálculos defendidos por la Eurocámara.

Los gastos en otras áreas que no son netamente económicas, como 'Libertad, seguridad y Justicia' o 'Administración', suben un 13% y un 4%, respectivamente. La subida en gastos de personal se explica por la certeza que tiene la Eurocámara de que el Tribunal de Justicia de la UE le dará la razón en un litigo sobre los salarios que mantiene con el Consejo. Los 27 redujeron en enero el aumento de los sueldos para 2010 desde el 3,7% al 1,85%, lo que motivó un pleito de la Comisión y el Parlamento. El aumento en el capítulo de gastos administrativos es un anticipo de lo que los parlamentarios consideran un fallo de la Justicia comunitaria necesariamente a su favor.