Público
Público

Bush acusa a Rusia de "acoso e intimidación" contra Georgia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de EEUU, George W. Bush, acusó hoy a Rusia de "acoso e intimidación" contra Georgia, al señalar que el pueblo de la ex república soviética había elegido la libertad e insistir en que EEUU no los "dejará de lado".

Bush hizo esas declaraciones en la Casa Blanca poco antes de salir hacia su rancho en Texas, donde pasará unos días de vacaciones, aunque adelantó que se mantendrá en permanente contacto tanto con la jefa de la diplomacia estadounidense, Condoleezza Rice, como con el secretario de Defensa, Robert Gates.

"El acoso y la intimidación no son formas aceptables de dirigir la política exterior en el siglo XXI", indicó el mandatario estadounidense, quien reiteró, en línea con lo señalado el jueves por Gates, que el conflicto en Georgia había dañado las relaciones entre Moscú y sus socios occidentales.

"Con sus acciones en los últimos días, Rusia ha dañado su credibilidad y sus relaciones con las naciones del mundo libre", indicó el presidente.

"Rusia es la única que puede decidir si volverá a encauzarse por la senda de las naciones responsables o decide perseguir una política que promete sólo confrontación y aislamiento", apuntó Bush.

"Para comenzar a reparar las relaciones con EEUU, Europa y otras naciones y para comenzar a recuperar su lugar en el mundo, Rusia debe respetar la libertad de sus vecinos", añadió.

Aun así, hizo hincapié en que EEUU está interesado en mantener buenas relaciones con Rusia y no regresar a la tensión que caracterizó la era de la Guerra Fría.

"Tener una relación polémica con Rusia no es del interés de EEUU", afirmó el inquilino de la Casa Blanca, quien dijo que "la Guerra Fría ha acabado. Los días de los estados satélite y las esferas de influencia se han quedado atrás".

Bush añadió que "es necesario respetar la soberanía y la integridad territorial de Georgia".

La crisis arrancó a finales de la semana pasada cuando las tropas de Georgia buscaron restablecer su control en Osetia del Sur -una región autónoma al norte del país- con ataques a la capital regional de Tsjinvali.

Rusia, respondió de forma aplastante, con el envío de tropas y ataques aéreos para apoyar a los separatistas, a la mayoría de los cuales ha dado la ciudadanía.