Público
Público

Bush asegura arrepentirse de sus declaraciones bélicas triunfalistas

El presidente de EEUU lamenta haber dicho "misión cumplida", "vivo o muerto" y "que se atrevan" 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En su primer balance sobre sus ocho años de mandato tras la victoria de Barack Obama, el presidente estadounidense, en un momento de inusitada sinceridad, ha dicho lamentar 'algunas de las cosas que no tenía que haber dicho', declaraciones triunfalistas o simplemente erróneas que le han hecho aún más impopular que Richard Nixon.

'Mi mujer me recordaba que, como presidente de Estados Unidos, debía tener más cuidado con lo que decía', reconoció Bush.

«Mi mujer me decía

El mandatario se sinceró ante las cámaras de la CNN en una corta entrevista realizada el pasado lunes en Nueva York, a bordo del portaaviones museo Intrepid, con motivo del Día de los Veteranos. Un marco parecido al de sus declaraciones, un mes después de invadir Irak, en mayo de 2003, vestido de aviador, en la cubierta del USS Lincoln.

'Habían puesto una pancarta que ponía misión cumplida'. Se refería a los marineros del portaaviones, pero se interpretó en un sentido más amplio. Algunos pensaron: Bush cree que la guerra ha terminado, cuando yo no pensaba eso. Pero transmitió el mensaje equivocado', dijo Bush.

El mandatario lamentó otras dos salidas de tono: cuando tras los ataques del 11-S, juró capturar a Osama Bin Laden ('Quiero justicia. Es como los viejos posters del Oeste: Se busca, vivo o muerto'); y su respuesta algo precipitada sobre los insurgentes en Irak, en 2003: 'Algunos piensan que pueden atacarnos aquí. Mi respuesta es: que se atrevan'.

Piensa escribir un libro de memorias cuando regrese a Texas

Bush declaró que no estaba seguro de lo que hará tras dejar la Casa Blanca. Piensa en 'volver a Texas, donde tengo muchos amigos' porque 'me apetece regresar a casa'; escribir un libro de memorias como es tradición y ocuparse de la biblioteca presidencial que empezará a construirse el año que viene en el campus de la Southern Methodist University de Dallas y presupuestada en unos 500 millones de dólares.

'Quiero que la gente sepa cómo fue llegar a algunas de las decisiones que tuve que tomar, en otras palabras, ¿cómo fue el momento? Y en mi presidencia tuve que tomar decisiones muy duras y quiero que la gente conozca la verdad sobre lo que pasa en el Despacho Oval'.

Sobre las elecciones sus comentarios fueron escuetos. 'No ganó mi candidato', dijo el presidente, pero 'era sincero cuando dije que la presidencia de Obama era histórica para nuestro país. (...) Y le deseo todo lo mejor'.

«Quiero que la gente sepa la verdad sobre lo que pasa en el Despacho Oval»

Bush narró algunos detalles de la visita del presidente electo con su mujer, Michelle, el pasado lunes a la Casa Blanca. 'Fue interesante verle en el piso de arriba' donde están los apartamentos privados, contó Bush. Barack Obama 'quería ver dónde iban a dormir sus hijas pequeñas. Está claro que va a traer un sentido de familia a la Casa Blanca, espero que Laura y yo hayamos hecho lo mismo. Sé que se preocupa mucho por sus hijas y quiere estar seguro de ser un buen padre. Y creo que va a ser una parte importante de su presidencia'.

Antes de esa visita llamó a su predecesor, Bill Clinton. 'Le llamé ayer y le dije: Bill me estoy preparando para reunirme con el nuevo presidente y me acuerdo de lo amable que fuiste conmigo'.

Bush declaró no sentirse afectado por unos sondeos que le sitúan como el presidentes más impopular de la historia, incluso superando a Richard Nixon justo antes de su dimisión en agosto de 1974. Según el último sondeo de la CNN, sólo el 24% de los estadounidenses aprueba su labor.

El responsable de la Casa Blanca 'debe tener principios sólidos forjados en su alma', dijo Bush. 'Creo que un presidente que intenta ser popular acabará fallando a su país'.