Público
Público

Bush dejó escapar a Bin Laden

Un informe de los demócratas en el Senado de EEUU afirma que el líder de Al Qaeda estuvo a tiro en 2001. El informe sobre Tora Bora

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las tropas estadounidenses podrían haber dejado escapar con vida a Osama Bin Laden en 2001, según un informe que el partido Demócrata llevará este lunes al Senado de EEUU. El estudio, que se titula 'Revisión sobre Tora Bora: cómo dejamos escapar a Bin Laden y lo que ha cambiado hoy', ha sido llevado a cabo por el departamento de Asuntos Exteriores que lidera el ex candidato presidencial John Kerry.

Los demócratas no han esperado hasta la fecha para llevar al Senado el documento por casualidad. El presidente de EEUU, Barack Obama, tiene previsto anunciar esta semana un nuevo envío de tropas a Afganistán. Hasta ahora, cualquier estrategia occidental en el país no ha servido más que para afianzar en el poder a los talibanes, permitir la corrupción en el Gobierno afgano y aumentar el número de bajas civiles y militares.

El documento, colgado en Internet, llegará hoy al Senado, y afirma que el ex secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, se negó a autorizar a las tropas a capturar al jefe de Al Qaeda en Tora Bora en diciembre de aquel año. 'Nuestra investigación concluye que dicho asunto representa una ocasión perdida para siempre y que ha cambiado el rumbo en el conflicto afgano y el terrorismo internacional, haciendo que el pueblo norteamericano sea más vulnerable', dice el texto.

El equipo de Kerry insiste que tres meses después de los atentados del 11 de septiembre había menos de 100 comandos estadounidenses en la zona en la que se supone que se escondía Bin Laden.

Como si se tratara de una novela, el texto describe la situación de la siguiente manera: 'acurrucado en alguno de los lugares más recónditos del planeta, él y varios centenares de hombres, la mayor concentración de miembros de Al Qaeda durante la guerra, resistían a duras penas los bombardeos diarios [...] Sólo parecía cuestión de tiempo que las tropas de EEUU y sus aliados afganos terminarán con Al Qaeda que se alojaban a una altitud de 14.000 pies en las montañas donde cas no había aire. Bin Laden esperaba morir. Su último deseo y testamento, escrito el 14 de diciembre, reflejaba su fatalismo. 'Alá es testigo de que el amor de la yihad y la muerte por la causa han dominado mi vida''

En las 50 páginas de informe, se citan testimonios de varios responsables militares que vieron como los altos mandos les negaban, por ejemplo, los mil hombres necesarios para taponar las entradas y salidas a Pakistán, o varios bombardeos. 

Por aquel entonces, Rumsfeld hablaba de que si EEUU era tan duro en afganistán, despertaría un sentimiento antiamericano mayor del que ya existía entonces, según el informe. Por eso era más partidario de una táctica más 'ligera' con bombardeos controlados y la colaboración con los militares afganos. '¡Necesitábamos más soldados allí!, reclama el agente de la CIA Gary Bernstein en el texto. Durante su testimonio, asegura que 'podríamos haber terminado todo allí'.

Ocho años más tarde, dice el informe, 'Al Qaeda se ha renovado y Bin Laden ha sobrevivido para inspirar a una nueva generación de extremistas capaces de atacar en numerosos países'.