Público
Público

Bush insiste en la viabilidad para rescatar a las automotrices

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Thomas Ferraro y John Crawley

La Casa Blanca transmitió el lunes sus dudas sobre la capacidad real de las tres grandes automotrices de Estados Unidos de sobrevivir a la recesión, lo que mantenía en suspenso un plan de rescate que prevé préstamos a las empresas por unos 15.000 millones de dólares.

La preocupación del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, disparó una reunión entre sus colaboradores y parlamentarios del Partido Demócrata, que se preparaban para modificar su plan original de rescate, dijeron asesores de los legisladores.

El plan de rescate busca evitar el colapso de General Motors Corp, Ford y Chrysler LLC, lo que provocaría un gran daño a la mayor economía del mundo, que está hundida en una profunda recesión desde hace un año.

"Necesitamos que haya viabilidad", dijo el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, en una entrevista con el canal de televisión ABC.

"Viabilidad significa que todos los aspectos de las compañías necesitan ser examinados para que haya garantías de que pueden sobrevivir en el largo plazo", agregó.

GM, Ford y Chrysler presentaron la semana pasada ante el Congreso pedidos de financiación y líneas de crédito que en total alcanzan los 34.000 millones de dólares.

El borrador del programa detalla que habrá préstamos para las firmas este mes, pero descartó finalmente la creación de la figura de un "zar de los autos" que controle la operación de las empresas.

Además le da a las tres automotrices del país tiempo hasta el 31 de marzo para presentar un programa de reforma que garantice su supervivencia, lo que deja las grandes decisiones en manos de Barack Obama, que asumirá la presidencia del país en enero.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que para obtener ayuda federal, tanto los ejecutivos, como los trabajadores, accionistas, vendedores y otros involucrados en el negocio automotor deberán hacer grandes concesiones.

El plan también permite al Gobierno tener acciones comunes, sin derecho a voto, o preferidas en las compañías y fija que el interés de los préstamos será del 5 por ciento durante siete años y luego subirá hasta un 9 por ciento.

Durante la jornada los mercados se mostraron confiados en que habría finalmente un acuerdo. El promedio industrial Dow Jones escaló un 3,46 por ciento, y las acciones de Ford y General Motors subieron más de un 20 por ciento.

RECORTES

La industria enfrenta un futuro incierto en Estados Unidos y en el mundo entero debido a la profunda caída de las ventas por el endurecimiento de las condiciones crediticias y la falta de confianza de los consumidores.

Ford Motor dijo que reduciría a la mitad su producción en Rusia por un mes a partir del 24 de diciembre, al tiempo que Daimler AG anunció que su principal planta en Alemania acortaría su semana laboral durante tres meses.

General Motors utilizó un anuncio en un diario para pedir perdón a los consumidores por sus fracasos, y un alto ejecutivo de la empresa sostuvo que la necesidad de efectivo para su compañía, Ford y Chrysler es "urgente".

"Tenemos una necesidad extremadamente urgente de este dinero, porque estamos definitivamente perdiendo liquidez", dijo el vicepresidente del directorio de GM, Bob Lutz, a CNBC.

"Todas las partes, todos los accionistas van a tener que dar algo, de otra manera no va a funcionar", agregó.

En Japón, Toyota, el mayor fabricante de coches del mundo, recortaría sus inversiones de 2009 en hasta un 40 por ciento, según un periódico.

Una noticia dijo que Suecia estaba analizando un paquete de rescate para la unidad de Ford Volvo Cars y para Saab, de GM.

Por último, el consejero delegado de la italiana Fiat, Sergio Marchionne, dijo el fin de semana a un diario que espera una gran consolidación en el mundo automotor que dejaría sólo seis grandes firmas en el mundo, y que espera que el proceso comience el próximo año.

Y en una entrevista publicada el lunes, el ejecutivo de Fiat dijo que cualquier automotriz debe fabricar al menos entre 5,5 y 6 millones de autos para hacer dinero y que, para ello, la italiana Fiat debiera fusionarse con otros rivales.

"Fiat no está ni a mitad de camino de eso", comentó a Automotive News. "Y no estamos solos en esto. Por tanto, necesitamos sumar, de una manera u otra", añadió.