Público
Público

Bush pide en su despedida no "bajar la guardia" ante el terrorismo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, advirtió hoy en su despedida de que los terroristas aún quieren volver a atacar al país y por ello pidió que jamás deben "bajar la guardia".

Bush se dirigió hoy a la nación en un discurso de despedida a las 20.00 hora local (01.00 GMT), desde la Casa Blanca.

En su alocución, la última de su mandato, el presidente defendió su legado y enumeró lo que considera sus logros durante sus ocho años en el poder, que concluirán el próximo martes cuando su sucesor, Barack Obama, jure el cargo en las escalinatas del Capitolio.

Su mayor logro, opinó, ha sido evitar que haya vuelto a repetirse un atentado en suelo estadounidense tras los ataques perpetrados el 11 de septiembre de 2001, que dejaron casi 3.000 muertos en Nueva York, Washington y Pensilvania.

"A medida que los años han pasado, la mayor parte de los estadounidenses ha podido volver a su vida de siempre, de antes del 11-S. Pero yo nunca lo hice. Cada mañana he recibido un informe sobre las amenazas contra nuestro país, y he prometido hacer todo cuanto estuviera en mi mano para mantenernos a salvo", declaró.

Según afirmó, durante su mandato se han transformado las fuerzas de seguridad y los servicios de inteligencia, de modo que el país "está equipado con nuevas herramientas para supervisar los movimientos terroristas, congelar sus finanzas y destruir sus tramas".

Las dos guerras que deja abiertas en Irak y en Afganistán son también motivo de orgullo para Bush, quien afirmó que el régimen en Kabul es ahora "una joven democracia que lucha contra el terrorismo y anima a las niñas a ir a la escuela", y el país árabe es "una democracia en el corazón de Oriente Medio".

Aunque reconoció errores y "cosas que haría de manera diferente si pudiera", insistió en que siempre ha actuado "teniendo en cuenta lo que más convenía a nuestro país" y de acuerdo con su conciencia.

"Es posible que ustedes no estén de acuerdo con algunas decisiones difíciles que he tomado. Pero espero que estén de acuerdo en que estuve dispuesto a tomar decisiones difíciles", apuntó.

Bush se despidió con una serie de recomendaciones, entre ellas mantenerse alerta contra posibles atentados.

"Nuestros enemigos son pacientes y están decididos a atacar de nuevo", advirtió, e instó en que "debemos evitar dormirnos en los laureles. Tenemos que mantenernos resueltos, y no debemos jamás bajar la guardia".

En su lista de recomendaciones, Bush también instó a "rechazar el aislacionismo y su compañero, el proteccionismo", pues "retirarnos tras nuestras fronteras solo invitará al peligro".

Bush, que deja también la economía en su peor crisis desde la Gran Depresión, aseguró que "con determinación y trabajo duro devolveremos a nuestra economía al camino del crecimiento".