Público
Público

Bush realiza una visita de despedida a Irak

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Matt Spetalnick

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, realizó el domingo una visita de despedida no anunciada a Bagdad, a pocas semanas de culminar su período administrativo y legar la impopular guerra en Irak al presidente electo Barack Obama.

Bush viajó a la capital iraquí para mantener conversaciones con el primer ministro, Nuri al-Maliki, y reunirse con una concentración de tropas estadounidenses.

"Bush vino a reunirse con los líderes iraquíes, a agradecer a las tropas y celebrar el nuevo acuerdo de seguridad", informó un responsable de la Casa Blanca.

Bush llegó en helicóptero al palacio presidencial para conversar con el presidente Jalal Talabani y sus dos vicepresidentes. Planeaba reunirse más tarde con Maliki.

El viaje de Bush -el cuarto a Irak desde la invasión liderada por Estados Unidos- ocurre tras la aprobación el mes pasado de un pacto de seguridad entre Washington y Bagdad que allana el camino para que las tropas estadounidenses abandonen la zona hacia finales de 2011.

La visita relámpago fue concebida para demostrar los últimos avances en seguridad en Irak, pero también es un crudo recordatorio de lo fuerte que pesará la guerra en el legado de política exterior del presidente republicano.

Pese a que Irak ha caído en la lista de preocupaciones de los estadounidenses dado que la recesión económica en el país pasó a ser el centro de atención, sondeos muestran que la mayoría de la gente piensa que la guerra fue un error.

Ahora quedará en manos de Obama, un demócrata y opositor a la invasión militar estadounidense en Irak desde el inicio, para idear una estrategia de salida cuando asuma el cargo el 20 de enero.

Mientras se prepara para terminar su ciclo, Bush ha insistido que derrocar al dictador iraquí Sadam Husein era lo correcto.

Sin embargo, en una reciente entrevista en ABC dijo que "el gran arrepentimiento" de su presidencia fue el error de inteligencia de que Irak poseía armas de exterminio. El utilizó dicha inteligencia como justificación clave para ir a la guerra pero no se encontraron dichas armas.

Bush deja la Casa Blanca con una popularidad y aprobación pública cercanas a mínimos históricos, en parte por Irak. La guerra también ha dañado la credibilidad de Estados Unidos en el exterior.