Público
Público

Bush y Karzai celebran los progresos en Afganistán pese a los problemas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, y su colega de Afganistán, Hamid Karzai, destacaron ayer en una reunión en la Casa Blanca los progresos logrados en el país centro asiático pese a los problemas de seguridad.

Bush, que desarrolla una serie de reuniones con líderes internacionales, después de su participación en la Asamblea General de la ONU, expresó su apoyo a Karzai y aseguró que "permaneceremos a su lado, y haremos el trabajo necesario".

"Nuestro objetivo es que ustedes se conviertan en una democracia floreciente, y denieguen a la red terrorista Al Qaeda y otros grupos extremistas un refugio o una base desde la que lanzar sus ataques asesinos", declaró el presidente estadounidense.

Por su parte, Karzai aseguró que en los siete años desde la invasión de su país "han ocurrido cosas que a veces han dado la impresión de que las cosas no avanzan", pero insistió en que, al contrario, "Afganistán ha logrado progresos que no habríamos podido hacer en 50 ó 60 años".

"Por supuesto, tenemos desafíos, y los desafíos se nos continuarán presentando a medida que avancemos. El éxito ya está ahí y completaremos el dibujo", afirmó el presidente afgano.

Las declaraciones de ambos se produjeron al comienzo de la reunión y después de participar en una sesión informativa por vídeconferencia con miembros de los equipos de reconstrucción en provincias afganas (PRT), grupos de expertos civiles y militares que tratan de ayudar a las comunidades locales a reconstruir su infraestructura, mejorar su economía y su gestión administrativa.

Ninguno de los dos aludió en sus declaraciones al resurgir del movimiento talibán en Afganistán, en particular en las áreas de mayoría pashtún en el sur del país.

Bush anunció hace dos semanas el envío de tropas estadounidenses adicionales al país centro asiático para hacer frente a los talibán y la red terrorista Al Qaeda.

EE.UU. denunció que los talibán y Al Qaeda encontraron refugio en las áreas tribales del noreste de Pakistán. El jueves, tropas estadounidenses y de Pakistán intercambiaron fuego desde ambos lados de la frontera con Afganistán.

El presidente pakistaní, Asif Ali Zardari, advirtió a las tropas estadounidenses de que no entren en su territorio, en una comparecencia en Naciones Unidas junto a la secretaria de Estado, Condoleezza Rice.

Dos helicópteros de reconocimiento estadounidenses desarrollaban una patrulla de rutina en la provincia afgana de Jost cuando recibieron disparos de armas ligeras desde un puesto fronterizo paquistaní, sin sufrir daños.

Según la versión de EE.UU., los helicópteros escoltaban a tropas estadounidenses y guardias fronterizos afganos y siempre permanecieron en territorio de Afganistán. Las tropas devolvieron los disparos como advertencia, pero los paquistaníes abrieron fuego de nuevo.

Por contra, Pakistán afirmó que los dos helicópteros entraron en su territorio y sus efectivos lanzaron disparos de advertencia, pero los aparatos estadounidenses devolvieron el fuego.

Además, de la reunión con Karzai, Bush tenía previsto dialogar también con uno de sus grandes aliados, el primer ministro británico, Gordon Brown.

La presencia de numerosos líderes internacionales en EE.UU. para participar en la Asamblea General de la ONU llevó a Bush a reunirse con una larga serie de mandatarios en los últimos días en la Casa Blanca, a modo de despedida cuando le faltan apenas cuatro meses para abandonar el poder.

El jueves Bush se reunió en el Despacho Oval con el presidente libanés, Michel Suleimán, el presidente palestino, Mahmud Abás, y el primer ministro indio, Mahmud Singh.