Público
Público

Bután busca a su primera "miss" entre veinte sonrisas del Himalaya

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El pequeño y aislado reino de Bután, país que apuesta por el fomento de la felicidad en lugar de la preocupación por los bienes materiales, busca a su primera "miss" en un concurso que se celebrará en septiembre con 20 inexpertas aspirantes.

Las bellezas butanesas desfilarán con atuendos tradicionales para intentar hacerse con el primer cetro de "miss Bután", aunque la organización ha puesto su empeño en que las chicas encuentren empleo tras esta experiencia pionera.

"Queremos que el concurso sirva para dar trabajo a las chicas, especialmente a las que están desempleadas", explicó a Efe por teléfono el director de la productora MPC, organizadora del evento, Karma Tshering.

Para las veinte finalistas, de entre 18 y 28 años, será difícil seguir con sus carreras de modelo en un país recluido como Bután, por lo que la productora se ha propuesto hallar puestos de trabajo para las modelos como azafatas o en sectores que se adapten a sus habilidades.

"Miss Bután tiene que ser lo más provechoso posible para las chicas", dijo Tshering.

Sin embargo, el organizador señaló que la prioridad del concurso será dar un homenaje a la "cultura tradicional" butanesa, por lo que las chicas vestirán atuendos que ya han caído en desuso en el país himaláyico. Por supuesto, no habrá desfile en biquini.

"Las chicas no llevarán trajes de baño por respeto a nuestra cultura", explicó Tshering.

En la página web oficial de "Miss Bután 2008" se llega incluso a afirmar que "las juventudes de hoy están muy influidas por el estilo de vida occidental y prefieren llevar ropa occidental, que en ocasiones es muy vulgar", por lo que se apuesta por usar los vestidos que llevaban las "abuelas" y las "bisabuelas" del país.

Sin embargo, Tshering aclaró que la ganadora del concurso, que será la primera representante de Bután en "Miss Mundo" y otros desfiles, podrá aparecer entonces en traje de baño, ya que "tendrá que ceñirse a las normas" de los certámenes internacionales.

Veinte bellezas butanesas de las 77 que se presentaron han pasado la primera ronda y competirán por la corona de belleza a finales de septiembre, aunque antes tendrán que afrontar un peculiar "curso de entrenamiento".

"Les enseñaremos modales en la mesa y habilidades comunicativas", expuso Tshering.

El curso, que durará un mes, incluye también carreras y caminatas para que las concursantes se ejerciten.

Además, varias modelos indias -sin duda el referente más próximo para las jóvenes participantes- acudirán a Bután para alumbrar a las aspirantes con los secretos del arte de desfilar y encandilar a la audiencia.

El organizador confía en que el evento sirva para proyectar la imagen de Bután y para que el país del Himalaya, que este año también se ha estrenado en democracia con unas primeras elecciones parlamentarias, tenga a una representante en los desfiles internacionales.

"Bután es un país pequeño y es difícil ser conocido...", lamentó Tshering.

Quizá la falta de renombre de esta nación hace que la página del concurso de belleza se haga eco de una de las particularidades de Bután: la Felicidad Nacional Bruta, un peculiar PIB consistente en el fomento de las tradiciones y la protección del medio ambiente y la verdad en detrimento de la preocupación por los bienes materiales.

Los organizadores han querido tener en cuenta este índice, ideado por el monarca Jigme Singye Wangchuck al acceder al trono en 1972, para la celebración del evento, por lo que Tshering reveló que el entrenamiento de las chicas intentará también fomentar su conciencia medioambiental.