Publicado: 17.03.2014 11:02 |Actualizado: 17.03.2014 11:02

Los buzos intentarán abrir nuevamente el casco del pesquero gallego hundido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los buzos intentan hoy concluir el boquete en el casco del pesquero "Santa Ana", hundido desde hace una semana frente al Cabo Peñas, por el que pretenden acelerar las tareas de rescate de los cuatro tripulantes aún desaparecidos tras el naufragio, del que ya fueron rescatados cuatro cadáveres.

Fuentes de la Guardia Civil han informado que el operativo de búsqueda se encuentra desde las 07.00 horas en la zona donde está sumergido el pesquero, junto a la isla Erbosa, donde esta mañana las condiciones de la mar son buenas.

Está previsto que los especialistas en actividades subacuáticas concluyan la apertura del hueco de metro y medio cuadrado que ayer tenían muy avanzada cuando una avería en la lanza térmica les impidió concluir el boquete en el costado estribor del casco, a la altura del puente de navegación, coincidiendo con un camarote.

El grupo de rescate, integrado por efectivos de Guardia Civil y Salvamento Marítimo, intenta romper el casco del pesquero para liberar escombros y poder acceder con mayor prontitud al lugar en el que podrían hallarse los cuerpos de los cuatro tripulantes que siguen desaparecidos, después de que cuatro cadáveres fueran recuperados y exista solo un superviviente.

La angustia de los familiares y amigos de los desaparecidos al cumplirse la semana de búsqueda es cada vez mayor a la vista de las dificultades para obtener resultados positivos, según han mostrado durante el tiempo de espera que pasan en las instalaciones de la Autoridad Portuaria de Avilés.

El segundo patrón del barco, Manuel Simal Sande, de 50 años y vecino de la localidad coruñesa de Muros, ha sido el único superviviente del siniestro en el que perdieron la vida el primer patrón, el portugués Francisco Gomes; el cocinero gallego Manuel Indalecio Mayo, el mecánico indonesio Suherman Hasan y el marinero gallego Lucas José Mayo.

Siguen desaparecidos el gallego Manuel María Tajes (mecánico); el joven asturiano Marcos del Agua Chacón, alumno en prácticas; el contramaestre portugués Víctor José Farinhas Braga, y el marinero indonesio Wasito.