Público
Público

El cabecilla de las protestas asegura que continuarán en los aeropuertos de Bangkok

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Uno de los jefes de la antigubernamental Alianza del Pueblo para la Democracia aseguró hoy que continuarán en los dos aeropuertos de Bangkok, cuyo cierre el miércoles ha dejado a más de 100.000 pasajeros sin vuelos.

El ex gobernador de Bangkok y general en la reserva, Chamlong Srimuang, dijo a sus seguidores en el aeródromo internacional de Suvarnabhumi, el principal del país y a unos 35 kilómetros al este de la capital, que la victoria sobre el Gobierno del primer ministro Somchai Wongsawat está próxima.

Chamlons Srimuang, que la víspera ofreció reunirse con el gobernante y éste acepto siempre y cuando no se hable de la dimisión del Gobierno o de la disolución del Parlamento, señaló que el 2 de diciembre será el día decisivo.

El Tribunal Constitucional tiene previsto dejar ese día listo para sentencia el proceso de disolución del gobernante Partido del Poder del Pueblo, acusado de irregularidades durante las elecciones del 23 de diciembre de 2007, que ganó.

Esta madrugada, al menos 46 seguidores de la Alianza resultaron heridos en una serie de explosiones de granadas ocurridas en Bangkok.

La más grave fue la primera y sucedió en la sede del Gobierno de Tailandia, que la Alianza tiene tomada desde el 26 de agosto, donde una granada lanzada desde el exterior cayó en una tienda de campaña hiriendo a 46 personas, dos de ellas en estado grave.

Unos 20 minutos más tarde se escucharon dos explosiones en la zona de las instalaciones de televisión de la cadena ASTV donde se encuentran manifestantes, aunque no hubo heridos.

Y dos horas después, hubo otra explosión, que tampoco causó víctimas, junto a un control de la Alianza en la entrada de la terminal de pasajeros del viejo aeropuerto de Don Muang, a unos 30 kilómetros al norte de Bangkok.

La Alianza, que exige la dimisión en pleno del Gobierno, tomó la sede gubernamental el 26 de agosto y esta semana aumentó su presión sobre el Ejecutivo con la ocupación de los dos aeropuertos de Bangkok: Don Muang, de vuelos nacionales, y el moderno Suvarnabhumi.

El primer ministro tailandés, que se ha mudado temporalmente a la norteña ciudad de Chiang Mai, plaza fuerte de su formación, declaró el estado de excepción en Suvarnabhumi y Don Muang el jueves pasado.

La Policía comenzó a negociar el viernes con los dirigentes de la Alianza, quienes mantienen que solo desalojarán los aeródromos cuando dimita el Ejecutivo y amenazan, además, con una revuelta popular si los cuerpos de seguridad cargan.

Tailandia atraviesa una profunda crisis política desde las elecciones de 2007, que ganaron los mismos políticos que desalojó del poder por corruptos un golpe militar el año anterior.