Público
Público

Cachondeo

El respaldo de Sarkozy a Zapatero y Rajoy no ha sido más que una crítica a Berlusconi

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Quizá para superar el desconocimiento de la política española, al que aludía ayer Duran i Lleida, habría que enviar a Sarkozy un dossier de prensa sobre la política del PP durante la crisis.

Aparte de Rajoy y sus colaboradores, que siempre han justificado la subida de la prima de riesgo de la deuda española por la desconfianza que generaba el Gobierno en los mercados, cabría añadir los comentarios y artículos de Aznar, en los cuales se considera el castigo de los bonos españoles como lógico y normal. Y sería instructivo recordar la conducta contraria, el plan de ajuste y austeridad del Gobierno a partir de mayo de 2010 cuando, precisamente, no hacía más que apuntarse a los planteamientos del PP.

Pero, es difícil que Sarkozy lo desconozca. En rigor, su frase en respaldo de Zapatero y de Rajoy no ha sido más que un recurso barato para subrayar la crítica a la Italia de Berlusconi.

Francia, que tiene más déficit público y más deuda total (Gobierno, familias, empresas y bancos) que Italia, y que está bajo amenaza explícita de retirada de su rating triple A, no debería fanfarronear, máxime cuando su presidente se ha mostrado incapaz en el último año y medio, junto a la jefa del Gobierno alemán, Ángela Merkel, de diseñar una verdadera salida a la crisis de deuda.

El elogio de Rajoy, por su alejamiento sideral de la realidad, evoca aquel libro del autor polaco Jerzy Kosinsky (Being there, traducido al español con el título de Desde el jardín, Anagrama) en el cual el jardinero Chance Gardiner, encerrado en su propia burbuja autista, podría llegar a la Casa Blanca a fuerza de repetir ante financieros poderosos una simple idea. El presidente, asaeteado por la crisis, le pregunta: 'Y usted señor Gardiner, ¿qué opina de la mala época por la que atraviesa la Calle?

Chance se estremeció. Sintió como si le hubieran arrancado de pronto las raíces de su pensamiento de la tierra húmeda y las hubieran lanzado al aire inhóspito. Finalmente, dijo:

En todo jardín hay una época de crecimiento. Existen la primavera y el verano, pero también el otoño y el invierno, a los que suceden nuevamente la primavera y el verano. Mientras no se hayan seccionado las raíces, todo está bien y seguirá estando bien.

Sus palabras parecían haber agradado al presidente.

Debo reconocer, señor Gardiner, que hace mucho, mucho tiempo, que no escucho una observación tan alentadora y optimista Al igual que la Naturaleza, nuestro sistema económico es, a la larga, estable y racional, y por ello no debe inspirarnos temor estar a su merced'.

A pesar de la tinta que consume la cumbre europea, el problema de fondo es que la economía española sigue en estado de coma. El viernes se conocerá el dato de paro de la Encuesta de Población Activa del tercer trimestre, un periodo que suele dar una bajada. El año pasado, la EPA arrojó una bajada de 70.000 con una población activa inalterada. Octubre de 2011 podría arrojar una caída del paro algo menor, del orden de las 50.000 personas, a la luz de la marcha de las afiliaciones a la Seguridad Social en el tercer trimestre, con lo que la tasa volvería a bajar unas décimas respecto del 20,89% actual (4.833.700).

Pero, atención, el miércoles 2 de noviembre, dos días antes del inicio de la campaña, sabremos el paro registrado de octubre, que viene malo, lo mismo que las afiliaciones a la seguridad social.