Público
Público

Cae una red que traía cocaína desde Sudamérica y la ocultaba en acantilados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Guardia Civil ha desarticulado una red dedicada a introducir cocaína desde Sudamérica que luego escondían en acantilados de la costa española, en una operación en la que se ha incautado de más 9 kilogramos de cocaína y en la que han sido detenidas siete personas.

La operación, denominada "Calima", ha sido desarrollada en las Islas Baleares y Canarias, donde han sido detenidos las siete personas, tres en Tenerife y cuatro en Mallorca.

Tras adquirir la cocaína en Venezuela, los integrantes detenidos, cinco españoles, un venezolano y un ruso, trasladaban la droga en barcos hasta recalar en las costas españolas, donde descargaban la mercancía y ocultaban los paquetes en acantilados o sumergidos en el fondo del mar, y hundían los barcos, algunos valorados en más de 300.000 euros.

La Guardia Civil inició sus investigaciones en octubre de 2008, al tener conocimiento de que una organización asentada en las Islas Baleares se dedicaba a adquirir barcos en Sudamérica para introducir droga en España.

A finales de 2010, los investigadores averiguaron que algunos miembros de la red se habían desplazado a Venezuela para conseguir la droga y, a su regreso a España, fueron localizados en el sur de la isla de Tenerife.

Tras diversas vigilancias y seguimiento, los agentes intervinieron ocho paquetes que contenían más de nueve kilos de cocaína en Tenerife y detuvieron a tres personas en esa isla y a las otras cuatro en Mallorca.

Las investigaciones han permitido saber que los detenidos blanqueaban las ganancias obtenidas con el tráfico de drogas mediante la inversión en negocios inmobiliarios en la isla de Mallorca.

Durante los cinco registros domiciliarios realizados en Amarilla Golf (Tenerife) y Palma de Mallorca, Calviá y Felanitx (Mallorca), la Guardia Civil ha intervenido libros de navegación, vehículos de alta gama, ordenadores, móviles y documentos relacionados con la investigación que reflejaban los beneficios obtenidos por la banda.

La operación ha sido llevada a cabo por el equipo de Delincuencia Organizada y Antidrogas (EDOA) de la Guardia Civil de la zona de Baleares y los Equipos Contra el Crimen Organizado (ECO) de la Unidad Central Operativa del mismo cuerpo con sede en Palma de Mallorca y Canarias.