Público
Público

Cae el ritmo de crecimiento de la población en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La población residente en España se va a estabilizar en la próxima década, después de unos años de elevado dinamismo demográfico, coincidiendo con la expansión económica, y se situará cerca de los 47 millones en 2019, 1,1 millones más que en 2009, según el INE.

una época en la que España experimentó un fuerte crecimiento económico - la población pasó de casi 41 millones a 45,2 millones, con unas tasas de crecimiento de entre el 1,64 y el 1,82 por ciento anual, gracias a la masiva llegada de inmigrantes en cinco años.

El año pasado se produjo el primer descenso notable del crecimiento, un 1,2 por ciento anual, y se espera que en los próximos 10 años se estabilice en torno al 0,20 por ciento anual, lo que supondría que la población crecería cerca de unas 100.000 personas al año.

Según la proyección realizada por el INE, el flujo migratorio se reducirá, cayendo desde el máximo histórico de 958.000 entradas en 2007 hasta los 345.000 en 2012. A partir de entonces se estabiliza el flujo anual de entrada de población procedente del extranjero, y se fija un horizonte de 400.000 inmigrantes en 2018.

La Proyección de Población a Corto Plazo elaborada por el Instituto Nacional de Estadística para el periodo 2009-2019 también señala que el Índice Sintético de Fecundidad (o número medio de hijos por mujer) mantendría su ritmo de crecimiento, pasando de los 1,46 en 2008 a los 1,54 en 2018, en parte debido al efecto producido por la población extranjera, que se viene observando en los últimos años.

La aportación de las mujeres inmigrantes, que tienen hijos a edades más tempranas, explicaría también que la edad media de la maternidad se estabilice en torno a los 31 años.

Sin embargo, el crecimiento esperado de la fecundidad de las mujeres residentes en España no sería suficiente para impedir el descenso en el número absoluto de nacimientos, ya que las generaciones de mujeres en edad fecunda serán cada vez menos numerosas.

Se espera que a partir de este año tenga lugar una paulatina reducción en el número anual de nacimientos durante la próxima década.

La esperanza de vida al nacer se incrementará casi dos años en los varones y 1,6 años en las mujeres.

Tras haber registrado el máximo crecimiento vegetativo de las dos últimas décadas en 2008, con una diferencia favorable de los nacimientos sobre las defunciones de 133.000 personas, en la siguiente década descendería hasta colocarse en solamente 16.700 en 2018, de acuerdo con estas previsiones.

EDADES Y COMUNIDADES AUTÓNOMAS

Por edades, el mayor incremento poblacional se produciría en los mayores de 64 años, pasando a representar el 19 por ciento del total de habitantes de España en 2019, frente al 16,6 por ciento que representan en la actualidad.

La población situada entre 16 y 64 años se reduciría un 2,4 por ciento en los 10 próximos años, y los menores de 15 años aumentarían en un 8,3 por ciento, reflejando el incremento de la natalidad en el periodo reciente.

Las comunidades autónomas que vivirán un crecimiento demográfico relativo más intenso en la próxima década serán Castilla-La Mancha (11,4%), Murcia (9,2%), Islas Baleares (7,8%), Comunidad Valenciana (7,3%) y Canarias (7,2%).

De esta forma, las zonas peninsulares del centro-sur, del levante y los archipiélagos configurarían las áreas de mayor dinamismo demográfico durante los 10 próximos años.

Por el contrario, varias regiones españolas verían disminuir su población. Entre ellas cabe destacar Asturias, País Vasco y Galicia, con decrecimientos superiores al 3,0%.

En la próxima década el número de defunciones superaría al de nacimientos en ocho comunidades autónomas (Galicia, Castilla y León, Principado de Asturias, País Vasco, Extremadura, Aragón, Cantabria y La Rioja).