Publicado: 23.04.2014 07:00 |Actualizado: 23.04.2014 07:00

Caen a la mitad los trabajadores que logran renovar sus convenios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Durante el primer trimestre de 2014 se firmaron sólo 571 convenios, que alcanzan a poco más de 2,7 millones de trabajadores, según los últimos datos facilitados por el Ministerio de Empleo. De mantenerse esta tendencia, el año concluirá con una cifra parecida a la de 2013, que fue el peor de las dos últimas décadas para la negociacón colectiva, pues sólo se cerraron 2.094 acuerdos.

Lejos quedan los 6.016 registrados en 2007, justo antes de que estallará la crisis económica. Entonces fueron casi doce millones los trabajadores que vieron renovadas sus condiciones laborales, frente a los 6.497.300 de 2013. En cuanto al número de empresas afectadas, en ese periodo se pasó de 1.413.700 a 785.300, con una caída del 44%.

El descenso en el número de convenios, sin embargo, no ha sido suave. A partir de la entrada en vigor de la última reforma laboral, se produjo una brusca contracción, aunque cuando pudieron comprobarse sus verdaderas consecuencias fue al año pasado. Así, mientras que en 2011 se firmaron 4.585 convenios, en 2012 hubo 3.812 (-17%) y en 2013 los ya citados 2.094 (-45%).

Uno de los aspectos más controvertidos de la reforma era el fin de la llamada ultraactividad, que permitía prorrogar los convenios indefinidamente hasta su renovación. Desde julio de 2012, las empresas y los representantes sindicales sólo disponen de un año para ponerse de acuerdo y, en el supuesto de que no lo consigan, el convenio decae. Esto ha dado fuerza a los empresarios en las negociaciones, toda vez que la ausencia de convenio remite a lo dispuesto en el de rango inmediatamente superior y, si no lo hay, al Estatuto de los Trabajadores, que les son por lo general más favorables.

El consecuente debilitamiento de los sindicatos se aprecia también en los aspectos salariales, aunque su fuerza para conseguir subidas ya estaba muy mermada desde el inicio de la crisis. Tras el 3,6% de incremento medio de 2008, se inició una pendiente que condujo al 0,6% de 2013, porcentaje que se mantuvo en los convenios firmados durante el primer trimestre de este año. Se da la circunstancia de que el sector con una mayor subida en lo que va de 2014 es el de la construcción, con un 1,4%, muy por encima del agrario (0,7%) y no digamos ya de la industria (0,6%) y los servicios (0,5%).

La moderación salarial no se está viendo compensada con cláusulas de revisión que garanticen el poder adquisitivo de los trabajadores ante la eventualidad de un aumento inesperado de los precios. Menos de un tercio de los convenios incluyen ese tipo de salvaguardas, frente al 67% de 2008, si bien ahora el problema de la economía es más de deflación que de inflación.