Público
Público

La caída del PIB se modera siete décimas en el tercer trimestre

El PIB registró una caída el 0,4% en tasa intertrimestral en el tercer trimestre, según el Banco de España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La economía española sigue cayendo, un 4,1% en tasa interanual en el tercer trimestre, según el último informe del Banco de España. Aún así, la contracción parece que ya no es tan flagrante como hasta ahora, ya que la caída se modera siete décimas en tasa intertrimestral (hasta el 0,4%) y es una décima menor en tasa interanual que la que se produjo en el trimestre anterior. Es la menor caída desde que comenzó la crisis.

La entidad emisora explica que entre julio y septiembre se confirmó la tendencia de ralentización del ritmo de contracción de la actividad, en un entorno en el que prosiguió la 'normalización de los mercados financieros' y en el que las condiciones macroeconómicas globales dieron 'signos de estabilización'.

Sin embargo, asegura que la evolución más favorable de la tasa intertrimestral del tercer trimestre está ligada, en parte, a las medidas públicas con efectos transitorios (como el Plan 2000E y el Fondo Local), aunque el PIB se moderó también en tasa interanual gracias al menor retroceso de la demanda nacional (-6,5%) y a la aportación positiva de la demanda exterior neta (2,7%).

Según el Banco de España, por el lado de la oferta, los indicadores más recientes apuntan a 'cierta ralentización' del ritmo de disminución del producto en el tercer trimestre, así como a un menor retroceso en el empleo que, de acuerdo con las estimaciones realizadas, descendió un 7% en términos interanuales.

En concreto, en el tercer trimestre se prolongó la 'debilidad' en el gasto en consumo final de los hogares, si bien los indicadores apuntan 'de forma inequívoca' a una menor intensidad de la caída.

El BDE considera que los ajustes en los mercados de trabajo, el deterioro de las finanzas públicas y la tendencia al desapalancamiento del sector bancario son elementos que 'pueden comprometer' la senda de recuperación, al tiempo que existe una preocupación 'creciente' por los efectos a largo plazo del 'ingente apoyo público'.

En este sentido, cree que la prioridad es el restablecimiento del funcionamiento de los mercados y el mantenimiento de las políticas de estímulo, pero destaca la necesidad de identificar el momento para retirar las medidas sin 'socavar' los logros conseguidos.