Publicado: 21.02.2014 11:25 |Actualizado: 21.02.2014 11:25

La caída de la demanda interna redujo el déficit comercial a la mitad en 2013

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El déficit comercial cerró el año 2013 en 15.955,4 millones de euros, casi la mitad del registrado en 2012, con un descenso del 48,1%, según los datos facilitados por el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, en una rueda de prensa.

Esta cifra ha sido posible gracias a que las exportaciones mostraron un crecimiento interanual del 5,2% e 2013 y sumaron 234.239,8 millones, un nuevo máximo histórico desde el inicio de los registros (1971). La demanda interna está por los suelos, los salarios también están por los suelos y eso favorece las exportaciones: hay mucho excedente y los productos españoles son baratos.  Las importaciones, por su parte, cayeron un 1,3% en 2013, hasta 250.195,2, igualmente en un contexto de atonía de la demanda interna.

En este dato, sin embargo, el Ministerio de Economía quiso ver un brote verde: "La menor caída de las importaciones reflejada en el año 2013 respecto a la del año anterior (-1,3% frente a -2,8%) puede estar señalando la progresiva recuperación de la demanda interna", dijo. Sin tener en cuenta los productos energéticos, España obtuvo un superávit de 25.042 millones de euros, casi un 70% más que el año pasado.

Por sectores económicos, los principales exportadores de 2013 son los fabricantes de bienes de equipo (20,7% del total); seguidos de alimentos (15,2%); sector del automóvil (14,3%) y productos químicos (14,2%). Por áreas geográficas, en 2013 aumentaron un 4,7% las exportaciones a la Unión Europea, tras una caída del 1,3% en 2012, mientras que si se tienen en cuenta sólo los países del euro, el incremento fue del 4,1% frente a la bajada del 2,7% el año anterior.

La economía española está centrando su recuperación en el incremento de las exportaciones que busca suplir la fuerte caída de la demanda interna provocada por la crisis económica y aprovechar el descenso de los costes laborales y la devaluación interna.