Público
Público

Caída histórica de la industria

La facturación cayó un 31% en enero y los pedidos, un 29,7%. La OCDE empeora sus expectativas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El final de la crisis llegará a España en algún momento, pero los datos que se publican en la actualidad resultan cada vez más descorazonadores y las previsiones de las grandes instituciones mundiales no dejan mucha cabida al optimismo a corto plazo.

Las cifras publicadas ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) confirman que la construcción no es el único sector con fuerte castigo por la crisis. La industria, que es la que se esperaba que tirara del carro para salir de la crisis, se ha unido a la hecatombe y está sufriendo un severo correctivo.

En enero, registró caídas históricas tanto en la cifra de negocios como en el volumen de los pedidos. Los ingresos descendieron un 31% respecto al mismo mes de 2008, mientras que los nuevos encargos cayeron un 29,7%. Nunca desde que en 2002 el INE empezó a elaborar esta estadística se habían producido retrocesos similares. Ya van cuatro meses consecutivos de caídas en la facturación y seis en los pedidos.

Estas cifras dan una idea de lo que vendrá en los próximos meses e, incluso, en el próximo año. Para la agencia de calificación de riesgos Standard & Poors (S&P) está claro: en Europa la recesión empezará a dar síntomas de alivio a finales de este año, pero en España se mantendrá, al menos, durante todo 2010.

El economista jefe de la entidad para Europa, Jean-Michel Six, explicó ayer a Efe que en España se da una combinación negativa entre la 'extrema gravedad en la crisis de la construcción' y la caída de la demanda de las familias, lo que hará que la recuperación sea mucho más tardía que en el resto del mundo. Six insistió en que España e Irlanda corren riesgo de deflación, pero alertó de que el mayor peligro lo tiene Reino Unido.

Las expectativas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) no son mucho más esperanzadoras. Su secretario general, Ángel Gurría, anunció ayer que en su próximo informe, que se publicará el 30 de marzo, volverán a reducir sus previsiones para España, que en noviembre contaban con una caída del 0,9% para este año y un aumento del 0,8% para el próximo año.

'Todas las grandes economías, como Estados Unidos, la zona del euro y Japón, van a sufrir importantes reducciones. Y esto incluye, por supuesto, a España', dijo Gurría, quien precisó que la economía nacional tiene una 'especial vulnerabilidad' después de haber dependido demasiado tiempo de un sólo sector, el inmobiliario. Por tanto, no es descartable que la OCDE esté barajando lo mismo que S&P, que la recesión se mantendrá durante 2010.

Para el conjunto del mundo, la OCDE (que agrupa a las 30 economías más industrializadas) espera que la recuperación llegue el próximo año, aunque tiene claro que será en todo caso 'bastante anémica, tristona, pero recuperación al fin', según Gurría, que no quiso hacer pronóstico alguno para 2011 porque sería 'un acto temerario'.