Público
Público

Caixabank devuelve ya los 1.000 millones de ayudas de Banca Cívica

La entidad catalana prevé completar la absorción de Banco de Valencia dentro de este año

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

CaixaBank prevé devolver este mes los 977 millones de euros que aportó el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) a Banca Cívica en forma de participaciones preferentes en febrero de 2011, ha informado la entidad catalana.

Banca Cívica había recibido estas ayudas en el marco de la fusión de varias cajas lideradas por Caja Navarra, en torno a un Sistema Institucional de Protección (SIP),  y que dio lugar a este grupo que llegó a cotizar, aunque de forma pasajera, en la bolsa española. El FROB suscribió casi mil millones en participaciones preferentes de Banca Cívica, que con la compra y fusión en CaixaBank pasaron a formar parte de su capital principal.

Estas participaciones preferentes debían ser repagadas en un plazo máximo de cinco años o ser convertidas en acciones ordinarias de la entidad receptora, pero tras el acuerdo de integración con Banca Cívica, CaixaBank anunció que devolvería la ayuda del FROB en los 12 meses siguientes al cierre de la fusión, que tuvo lugar el 3 de agosto de 2012.

La decisión de amortizar anticipadamente esas participaciones ha sido acordada este jueves por el consejo de administración de CaixaBank, y se llevará a cabo previsiblemente durante este mes de marzo, una vez hayan concluido los trámites administrativos necesarios para proceder al repago. Según CaixaBank, esta decisión refleja su fortaleza financiera: a 31 de diciembre de 2012 contaba con un core capital del 11% y disponía de una liquidez de 53.092 millones de euros, lo que le sitúa como una de las entidades más sólidas del sistema financiero español.

De otro lado, CaixaBank ha anunciado que estudia realizar una fusión por absorción de Banco de Valencia 'durante este ejercicio'. La 'eventual propuesta de fusión' y su ecuación de canje se debe examinar en las próximas semanas por los órganos de gobierno de CaixaBank y de Banco de Valencia para su oportuna consideración y validación por expertos financieros.

CaixaBank se adjudicó a finales de 2012 la nacionalizada Banco de Valencia por un euro, y entonces la entidad catalana esperaba que la adquisición tuviese un impacto positivo en su beneficio por acción desde el primer año, y con esta compra, sumaría un total de 365.000 millones de activos y 6.987 oficinas, datos que incluyen también a Banca Cívica. Previamente, Banco de Valencia (que en 2012 arrojó pérdidas de 3.600 millones) había recibido una inyección de capital público de 1.000 millones de euros, además de una línea de liquidez por 2.000 millones de euros.