Público
Público

Caixabank gana 335 millones tras consolidar Banco de Valencia

Entre enero y marzo, el grupo dedico a dotaciones y saneamientos un total de 3.458 millones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

CaixaBank ha registrado un beneficio de 335 millones de euros en el primer trimestre, frente a los 48 millones de hace un año, con una cifra de beneficio que se vio beneficiada por un apunte contable positivo tras completar la integración de Banca Cívica y Banco de Valencia.

El grupo ha señalado que en en el primer trimestre de 2013 se han dotado los 902 millones de euros restantes de provisiones exigidas por la regulación introducida el año pasado por el Gobierno para alejar los temores al deterioro en los balances de los bancos por el estallido de la burbuja inmobiliaria. Entre enero y marzo el grupo dedico a dotaciones y saneamientos un total de 3.458 millones (1.951 millones de pérdidas por deterioro de activos y 1.507 millones de ajustes de valor razonable de Banco de Valencia), alcanzando un total de provisiones para insolvencias constituidas de 16.826 millones de euros.

Según los datos que ha remitido este jueves a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), CaixaBank ha mejorado un 12,3% el margen de intereses (hasta 992 millones) y un 1,4% el margen bruto (hasta 1.696), mientras que el de explotación ha caído de los 889 millones del primer trimestre de 2012 a los -82 este año por los costes extraordinarios de 759 millones de euros por el ajuste de plantilla. El volumen de negocio ha alcanzado los 529.748 millones (un 3% más)

En este trimestre Caixabank devolvió al BCE un saldo de 4.500 millones de euros de los LTRO o préstamos ultrabaratos a largo plazo que concedió el Banco Central Europeo a las entidades financieras para proporcionar liquidez a los mercados ante las turbulencias de la crisis de deuda de la eurozona.

La actividad comercial de Building Center, la filial inmobiliaria de CaixaBank, ha alcanzado unas ventas y alquileres de 3.227 inmuebles por 365 millones de euros; considerando la actividad comercial a valor de la inversión original, el total alcanza los 976 millones, con 6.869 inmuebles vendidos, incluyendo promotores. La exposición de la entidad al sector promotor asciende este primer trimestre a 26.483 millones, 509 menos respecto al cierre de 2012.

A este respecto,  el presidente de CaixaBank, Isidre Fainé, afirma que la entidad no necesita estímulos para vender y alquilar pisos, en contestación a pregunta sobre el impuesto que ha anunciado la Generalitat para gravar los pisos vacíos de la banca y los promotores. También ha manifestado que CaixaBank tiene más de 11.000 pisos alquilados en toda España a personas en riesgo de exclusión por incapacidad de pagar su vivienda, y ha apostillado que, aunque mientras siga creciendo el paro seguirá creciendo la morosidad, no será 'en el grado en el que se puede pensar'.

Ha declinado valorar la iniciativa del Gobierno andaluz de expropiar temporalmente los pisos vacíos, así como la política económica del Gobierno central, aunque ha apuntado que los datos de exportaciones y de la evolución de la prima de riesgo no permiten una valoración negativa actual.

Por su parte, el consejero delegado de la entidad, Joan Maria Nin, descarta por ahora nuevas adquisiciones por parte de la entidad, tras hacerse con Banca Cívica y Banco de Valencia, aunque mantiene los planes de seguir creciendo orgánicamente.  'No tenemos ningún planteamiento sobre la mesa de hacer cualesquiera operaciones inorgánicas porque estamos muy ocupados con Banca Cívica y Banco de Valencia'. En todo caso, ha reconocido que CaixaBank tiene recorrido de crecimiento en el noroeste de España y otros lugares, y ha señalado que pese al contexto de crisis, la entidad crece en el negocio financiero minorista en España.

El presidente de CaixaBank, Isidre Fainé, ha augurado que entre este año y 2014 'se sentarán las bases de la recuperación económica' en España, mientras que el sistema financiero todavía vivirá los próximos meses ajustes de capacidad y procesos de consolidación. En la junta anual de accionistas de la entidad, celebrada este jueves en el recinto Gran Via de Fira de Barcelona, Fainé ha considerado que '2013 ha empezado con debilidad, pero menos que en 2012, y al contrario del año pasado, irá de peor a mejor, con un repunte de la actividad en la segunda mitad del año' gracias a las medidas impulsadas a nivel europeo.

Respecto a la reforma del sistema financiero español, la ha calificado de 'valiente y ambiciosa', y respecto a CaixaBank, ha reivindicado la fortaleza de sus cuentas, así como sus objetivos de futuro de mantener la solvencia y liquidez como instrumento básico de gestión, así como el control de costes y la innovación.

CaixaBank prevé mantener la retribución en dividendos alrededor de los 1.000 millones en 2013 y 2014, según ha anunciado el presidente de la entidad. Esta cifra es similar a la de 2012, pero dado que en el último año el número de acciones ha crecido considerablemente, la retribución por acción bajará de 0,23 euros a 0,20, y la rentabilidad del 7,9% sobre el precio medio de cotización en 2012 al 7,14% respecto al precio actual; la rentabilidad respecto al precio de salida de los títulos de CaixaBank cuando empezó a cotizar es del 4%. El último pago con cargo al ejercicio 2012 será en efectivo y se efectuará previsiblemente en julio, ha señalado, mientras que para 2013 se mantendrá la posibilidad para los accionistas (750.000, frente a los 364.000 de finales de 2011, tras el canje de preferentes y la incorporación de Banca Cívica) de escoger algunos pagos trimestrales en efectivo o en acciones.