Publicado: 24.04.2014 11:08 |Actualizado: 24.04.2014 11:08

Caixabank logra un beneficio de 152 millones en el primer trimestre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

CaixaBank anunció el jueves un descenso del 54,6 por ciento en el beneficio a marzo por la desfavorable comparativa con unos primeros meses de 2013 que estuvieron marcados por los resultados extraordinarios y el positivo efecto fiscal de las compras de Banca Cívica y Banco de Valencia. El grupo dijo que su beneficio neto se situó en 152 millones de euros, mientras que mejoraron todos los márgenes y se redujo la morosidad por primera vez desde el inicio de la crisis, ha informado este jueves.

En el actual escenario de bajos tipos de interés, las entidades todavía siguen sufriendo para mejorar su margen de intereses (la diferencia entre lo que cobra por prestar y lo que le cuesta la remuneración del pasivo o depósitos) y muchas entidades se han dedicado a utilizar los fondos ultrabaratos captados del BCE para invertir en deuda pública que da mayores rentabilidades.

Así, el margen bruto ha sido de 1.769 millones (+4,3%) debido a la evolución del margen de intereses (993 millones; +0,1%), las comisiones (454 millones; +1,8%) y los resultados de operaciones financieras y diferencias de cambio (221 millones; +93,3%, incluyendo las plusvalías de la venta de la participación en BME). Por su parte, el margen de explotación se sitúa en los 829 millones (+22,5% sin considerar los gastos extraordinarios registrados en el primer trimestre de 2013).

Por su parte, la entidad catalana cerró marzo con una tasa de mora del 11,36 por ciento frente al 11,66% alcanzado a diciembre de 2013. Los analistas valoraron favorablemente la caída de la morosidad, que la entidad consiguió reducir por primera vez desde el cuarto trimestre de 2006, en un momento en el que la economía española está empezando tímidamente a recuperarse a pesar de una elevada tasa de paro cercano al 26 por ciento. "Cae el ratio de morosidad en prácticamente todos los segmentos (...) forma parte de un trimestre en el que cabalgamos hacia una recuperación deseable a medida que el PIB avanza irá enraizándose", dijo el vicepresidente y consejero delegado de la entidad, Juan María Nin, tras destacar que el saldo de morosos se había reducido en 1.352 millones de euros hasta los 24.013 millones a marzo.

A cierre del primer trimestre, Caixabank registró un descenso intertrimestral del crédito neto a la clientela del 3,6% frente al cuarto trimestre de 2013. En comparativa interanual, el crédito bajó incluso un 9%.

En un momento en el que los mercados están demandando cada vez unos mayores niveles de solvencia, Caixabank finalizó el primer trimestre con un core capital en términos de Basilea III del 12,4% y del 12,1% en términos fully loaded o totalmente anticipado por el mercado frente al 11,7% de diciembre.

En la posterior junta de accionistas, el presidente de Caixabank, Isidro Fainé, manifestó que era intención de la entidad retornar de forma progresiva al pago en efectivo de los dividendos a partir de 2015 y 2016. Caixabank había modificado en julio de 2013 su fórmula de pago de dividendos para adecuarse a las recomendaciones del Banco de España que aconsejaban limitar primero en 2013, y que luego hizo extensible a 2014, el pago en efectivo del dividendo de las entidades al 25 por ciento utilizando la fórmula dividendo/acción'que permite al accionista elegir entre recibir acciones o efectivo.

No obstante, el Banco de España también introdujo una novedad respecto a 2013 dejando la puerta abierta a superar el límite del 25% en casos excepcionales. En concreto, las entidades tenían que ser capaces de acreditar unas perspectivas precisamente de márgenes "particularmente favorables" y un ratio de capital CET1 superior al 11,5% (en términos de capital de nivel 1 ordinario el 1 de enero de 2014) para pagar un dividendo más elevado.

En la actualidad, el Grupo La Caixa se encuentra sumido en profundo proceso de reorganización que pasa por su transformación en fundación bancaria y el traspaso de su participación en la cotizada Caixabank a Criteria CaixaHolding. La Cixa Mantiene un 55,9% de Caixabank y Nin no quiso aventurar en la junta si esta reorganización abría el paso para que la futura fundación, a través de Criteria, rebajara su participación por debajo del 50 por ciento. "No hay nada sobre la mesa, ninguna decisión, reflexión, ningún apunte que nos permita decir que está bajo consideración mover este 55,9 por ciento o romper este 50 por ciento", señaló Nin.