Público
Público

CaixaBank se sienta con los sindicatos para abordar una reducción de plantilla

La entidad quiere desprenderse de al menos 3.500 trabajadores una vez haya terminado la integración de Banca Cívica y Banco de Valencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

CaixaBank, después de la reconversión que suposo una notable reducción de sucursales, ha decidido ahora afrontar una reducción plantilla para amoldar su estructura al nuevo tiempo. Este lunes se reunirá con los sindicatos representantes de sus trabajadores para plantear esta reestructuración de personal que acometerá una vez se complete la integración en Banca Cívica y Banco de Valencia. 

Todavía se desponoce si la forma en la que la entidad llevará a cabo esta reducción será un ERE, bajas incentivadas, prejubilaciones o alguna otra opción. Pero según fuentes internas de Caixabank, se dispone a afrontar un proceso a medio plazo y mediante medidas mayoritariamente no traumáticas y negociadas con los representantes sindicales, para conseguir una reducción de personal de al menos 3.500 trabajadores.

En la presentación de los resultados de 2012 en enero, el presidente de La Caixa y CaixaBank, Isidre Fainé, argumentó que con la integración de Banca Cívica y Banco de Valencia en proceso debe haber una reestructuración, y que, por ejemplo, no pueden quedar siete servicios centrales: 'Pactamos, hablamos con los sindicatos, buscamos todas las fórmulas posibles para hacer este ajuste lo mejor posible'.

CaixaBank es el único banco procedente de las antiguas cajas que ha sobrevivido sin ayudas públicas

Añadió que si no es posible porque no hay acuerdo, evidentemente habrá que aplicar otras medidas, pero la entidad sigue creando empleo y mantiene su compromiso con el empleo: 'En general, quien se ha ido de la caja no ha quedado descontento'.

CaixaBank es el único banco procedente de las antiguas cajas que ha logrado salir adelante sin ayudas públicas, y tras seguir adquiriendo entidades, se prevé que su reestructuración siga la línea de Banco Santander con la absorción de Banesto, en vez de la de las entidades nacionalizadas. A finales de 2012, el grupo CaixaBank contaba con 32.625 empleados, 5.632 más que un año antes, y con 6.342 sucursales, la red de oficinas más extensa del país y que en un año creció en 1.146 locales.