Público
Público

Caja Burgos y Sa Nostra se unen a la fusión de CAN-Caja Canarias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Caja de Burgos y Sa Nostra se han incorporado con carácter fundacional al proceso de integración suscrito entre Caja Navarra (CAN) y Caja Canarias, informaron el viernes las entidades en una operación que en principio no requeriría ayudas públicas.

La fórmula de integración elegida para esta fusión -- ahora con cuatro entidades -- es un grupo económico consolidado (GEC) o sistema institucional de protección (SIP) y nace con activos conjuntos de 60.000 millones, según datos a septiembre del balance consolidado de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA).

Un portavoz de la CAN dijo el viernes que no estaba prevista la necesidad de recurrir al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que contempla ayudas públicas, ni al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) de las cajas de ahorros.

CAN explicó que las entidades habían presentado la propuesta de contrato de grupo al Banco de España.

En Caja Burgos, que en noviembre se desmarcó de la fusión que suscribieron Caja España y Caja Duero, una portavoz únicamente señaló que "en principio (este proyecto) nace sin la previsión de recurrir al FROB".

El modelo denominado SIP permite a las cajas que se integran mantener la personalidad jurídica y sus órganos de gobierno y el compromiso con sus territorios, como la obra social.

Esto permite no contrariar a los poderes políticos de las respectivas comunidades autónomas, que son los que han obstaculizado algunas las fusiones interregionales plenas.

El SIP contempla la integración operativa de servicios comunes, las redes comerciales complementarias y contribuye a mejorar la solvencia y a poner en común los sistemas de riesgo, además de facilitar los accesos a los mercados.

CAN y Caja Canarias ya dijeron en octubre poco después de anunciar su integración que tenían previsto completar su proceso de unión a principios de 2010.

En la actualidad, hay tres fusiones en marcha con la fórmula del SIP entre las cajas de ahorros y más de la mitad de las 45 cajas en España se encuentran en pleno proceso de reordenación en un momento de caída del negocio bancario y de incrementos en las tasas de morosidad.

El Gobierno creó el FROB en junio pasado con el objetivo de contribuir a mejorar la solvencia de las entidades financieras y sus planteamientos para integraciones incluyen ayudas públicas que las entidades deben devolver posteriormente con sus intereses respetivos.