Público
Público

Caja España y Duero prevén erigirse en referente en el país en un año difícil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La fusión entre Caja España y Caja Duero, que conllevará la creación de la sexta entidad de ahorro del país, perseguirá como principal objetivo convertirse en un referente en el país, en un año que se prevé "complejo y difícil" debido a la fuerte contracción económica que afectará al sector.

Aún con este panorama presentado para el próximo año, la fusión persigue crear una entidad eficiente, con un ratio (la diferencia entre costes e ingresos corrientes) del 43,5 por ciento, según ha informado hoy el presidente de Caja España, Santos Llamas en la Asamblea General de la entidad reunida hoy con carácter ordinario.

Este órgano aprobó hoy las directrices básicas de la entidad financiera para el 2010 y conoció por boca de su presidente los datos que se esperan de la fusión con Caja Duero, en caso de que se materialice, según han informado hoy fuentes de esta entidad, con sede en León, en nota de prensa.

Esta unión conllevará la creación de una entidad rentable, con un índice de Rentabilidad de Recursos Propios (ROE) del 13,1 por ciento.

Estos objetivos se cumplirán mediante un plan ambicioso de reestructuración, que conllevará la propuesta de cierre de 253 oficinas y la disminución de plantilla en 975 empleados, un 18 por ciento de la actual de las dos cajas.

El proceso de recapitalización contempla la adquisición por parte del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) de participaciones preferentes por valor de, aproximadamente, 560 millones de euros.

Las proyecciones financieras realizadas demuestran que la nueva entidad podrá afrontar la amortización de las participaciones que resulten adquiridas por el FROB con su propia capacidad de generación de recursos, sin mermar su posición competitiva y sin afectar a su fortaleza como una de las principales cajas de ahorros de España.

Desde el punto de vista estratégico, el proyecto contempla potenciar el sector minorista hipotecario así como los créditos a pymes, manteniendo el compromiso de la entidad fusionada con la promoción del desarrollo económico de Castilla y León.

La Asamblea General de Caja España ha aprobado, en un clima de cordialidad, según dichas fuentes, las directrices estratégicas y los objetivos para el próximo 2010, un ejercicio que se prevé complejo y difícil debido a la fuerte contracción económica, que afectará de forma relevante al sector financiero español.

La gestión en el ejercicio 2010 será continuista con respecto al año en curso y se basará en tres pilares básicos, liquidez, solvencia e incremento de coberturas y dotaciones

A pesar de la crisis que están sufriendo los mercados financieros, Caja España no sólo mantiene un buen nivel de liquidez sino que lo ha mejorado en un 33 por cinto en 2009, hasta situarse en 3.220 millones de euros, según las fuentes.

Además, Caja España posee un potencial emisor de 10.757 millones de euros en los mercados financieros.

Por su parte, la solvencia de Caja España ha mejorado sustancialmente en 2009, hasta alcanzar unos recursos propios de 2.049 millones de euros, un 13,5 pro ciento más que en el ejercicio anterior.

El coeficiente de solvencia se sitúa en el 13,69 por ciento, uno de los más altos del sector.

Dichas fuentes han explicado que el deterioro del ciclo económico ha recomendado proseguir con una política de máxima prudencia y constitución de coberturas, tal como se hará.

Así, al cierre de 2009, los fondos de cobertura rondarán los 837 millones de euros (447 millones dotados en 2009), lo que permite afrontar con eficacia y prudencia el índice de morosidad, que se prevé en torno al 6,30 por cinto al cierre del actual ejercicio.