Público
Público

La caja gallega paga 40 millones a cuatro exdirectivos

Dotó 28 millones este año, a los que se suman las aportaciones anteriores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El escándalo de las indemnizaciones en Novagalicia (el nuevo nombre impuesto a la caja gallega) no deja de crecer. Hasta ahora, se había informado de que cuatro exdirectivos habían cobrado la friolera de 20 millones de euros por dejar la entidad. Sin embargo, la cifra real supera los 40 millones. Sólo el año pasado, la caja dotó 28 millones para las prejubilaciones, seguros y complementos de pensión de José Luis Pego, ex director general; Óscar Rodríguez, ex director general adjunto de Integración; Gregorio Gorriarán, exresponsable del grupo inmobiliario; y Javier García de Paredes, ex director general adjunto.

Con esos fondos, se abonaron las prejubilaciones (una cuantía anual para cada uno hasta que cumplan los 65 años) y lo que les faltara por dotar de sus seguros de vida y de sus planes de pensiones. Sin embargo, esa no es la cifra definitiva porque a esa cuantía hay que añadirle los millones de euros (en torno a 15) que se han dotado por cada uno de ellos desde que entraron a formar parte de la plantilla de la caja.

Los planes de pensiones a los que tienen derecho todos los empleados consisten en una aportación anual de la caja en proporción al salario, con la intención de que, cuando se retiren, tengan un complemento de la pensión pública que les permita cobrar el resto de su vida prácticamente el mismo salario que cuando estaban en activo.

Sólo José Luis Pego, el que fuera el primer ejecutivo de la entidad antes de la llegada de José María Castellano, tiene derecho a percibir 18,5 millones, según él mismo reconoció recientemente. Por ahora, ha cobrado la prejubilación, ya que el plan de pensiones no se puede percibir hasta los 65 años. Javier García de Paredes, por su parte, renunció a la mayor parte de los cerca de diez millones que le correspondían porque entendió que no era ético cobrar tanto dinero en un momento tan complicado para la caja.

La entidad negocia ahora con los otros tres exdirectivos para que renuncien a buena parte de esas millonarias indemnizaciones. Los argumentos principales para echar atrás su derecho a cobrar esas cuantías son dos. El primero, que dos de ellos (Pego y Gorriarán) se acogieron a una prejubilación sin haber cumplido los 55 años que establecía el acuerdo con los sindicatos; y el segundo, que se fueron con derecho a tener indemnización de directivos pese a que habían dejado de serlo.

Pese a que el escándalo crece, el PP gallego se negó ayer de nuevo a crear una comisión de investigación parlamentaria. Su argumento es que lo harán cuando se culmine la recapitalización de la entidad.