Público
Público

Caja Madrid cree que la inscripción de Serrano en el Registro Mercantil es preceptiva

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Caja Madrid considera que la inscripción en el Registro Mercantil de Fernando Serrano como presidente de la Comisión de Control de la entidad financiera es "preceptivo y causa estado", según informaron a Efe fuentes próximas a la caja.

No opinaron lo mismo las fuentes de la Consejería de Economía y Hacienda consultadas por Efe, para quien la inscripción de Serrano no tiene "ninguna eficacia", al tratarse de un registro.

Las fuentes próximas a la caja precisaron que la Ley de Cajas de la Comunidad de Madrid sólo obliga a comunicar al Banco de España y a la Consejería de Economía y Hacienda el nombramiento o cese de los vocales del Consejo.

En el mismo sentido, a juicio de los servicios jurídicos de Caja Madrid, los estatutos de la caja sólo obligan a comunicar al Banco de España el nombramiento o cese de consejeros, pero no el cambio del cargo que los miembros desempeñen.

Estas declaraciones se producen después de que el consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid, Antonio Beteta, advirtiera al presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, de que la entidad no debe otorgar validez a ningún acto dictado por Serrano, en ejercicio de "una supuesta competencia como presidente de la Comisión de Control".

Para la Comunidad de Madrid, el cargo de presidente de la Comisión de Control de la entidad lo sigue ocupando, legalmente, Pablo Abejas.

El pasado 16 de enero, Serrano fue elegido nuevo presidente de la Comisión de Control de Caja Madrid, en sustitución de Pablo Abejas, que fue destituido en una sesión que la entidad consideró válida al contar con el quórum suficiente y haber continuado según lo estipulado en sus estatutos.

Sin embargo, la Comunidad entendió que la reunión en la que se aprobó el cambio del presidente no fue convocada legalmente y que Serrano, que también es Defensor del Contribuyente del Ayuntamiento de Madrid, no podía ser el sustituto de Abejas por un problema de incompatibilidades.