Público
Público

Caja Madrid exige 27 millones de euros al presidente de CEOE

Reclama a Díaz Ferrán 27 millones por impago. El entorno de la caja lo ve como una venganza de Blesa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La guerra de poder librada en Caja Madrid sigue dando a luz batallas colaterales. La última es el enfrentamiento entre el presidente, Miguel Blesa (al que el ex vicepresidente económico Rodrigo Rato sustituirá el 28 de enero), y el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, miembro del consejo de administración de la caja. La entidad envió el lunes un burofax al representante de los empresarios para reclamarle el pago inmediato de un crédito de 26,5 millones que adeuda a la caja, según señalaron fuentes de la empresa a Público. De lo contrario, irá por la vía ejecutiva, la antesala del embargo.

La noticia saltó ayer tras publicar ABC que la entidad financiera abría un expediente a Díaz Ferrán por impago que podría llegar a provocar su salida de la caja. Varias fuentes del entorno de la entidad lo interpretan como 'una vendetta, Blesa está vengándose' de Díaz Ferrán por no haberle apoyado más para impedir su salida y como 'un cabreo' del presidente saliente, aunque ciertas fuentes del consejo rechacen este extremo. Caja Madrid declinó hacer comentarios sobre todo este asunto.

Si hay cese de Díaz Ferrán, lo tiene que declarar el consejo, que ya mira a Rato

El presidente de la CEOE siempre se ha ausentado de los consejos de administración cuando se trataba de la renovación de este órgano de poder, pero también delegaba en Blesa, como ya publicó este diario. La caja, con Blesa como presidente, concedió el año pasado al presidente de la patronal un crédito de 24 millones, el mayor concedido a un consejero en cuatro años y justo cuando empezaban sus problemas empresariales. Díaz Ferrán le debía un favor, pero apoyarle más era ir contra la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, quien ha apoyado su ascenso hasta la presidencia de la CEOE.

Lo llamativo en el proceso para instar al cobro a Díaz Ferrán es que se trata de un crédito a un año que venció el mes pasado y la caja ya ha querido ejecutarle las garantías, cuando lo usual es que la banca sea más flexible ahora y renegocie préstamos a empresas, confirman fuentes financieras.

Según personas que conocen bien a Blesa, éste se está tomando bastante mal su salida de la caja tras una guerra que ha durado más de un año y que ha perdido tras enfrentarse a la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre. Tras el acuerdo propiciado por Rato la semana pasada entre PP y PSOE para zanjar el reparto de poder con una lista única, a Blesa le queda hasta el 28 de enero, cuando la asamblea general de la entidad elegirá a su sucesor, confirman fuentes conocedoras del proceso.

La entidad quiere más garantías de las que ofrece el empresario

Pero antes de ese día, Blesa puede llevar al consejo del 28 de diciembre (el que aprobará convocar la asamblea para el cambio de parte del consejo, incluido el presidente) el cese de Díaz Ferrán como consejero de la entidad. Según el artículo 39 de los estatutos de la caja, un vocal incurre en incompatilidad si tiene impagos de deudas con la entidad. En ese caso, 'el cese será declarado por el consejo de administración, previo expediente tramitado con audiencia del interesado, y surtirá efectos desde la fecha de adopción del correspondiente acuerdo' y, además, la asamblea general 'deberá ratificarlo'. Quedaría por ver si el cese logra el respaldo de un consejo que ya está pensando más en la etapa de Rato y que no ha sido informado del expediente a Díaz Ferrán, como confirman varias fuentes próximas a la caja.

La consecuencia práctica es que Díaz Ferrán dejaría de ser consejero de Caja Madrid un mes antes de lo que le toca. Fuentes cercanas al empresario aseguraron que no repetirá como vocal.

Si cesa, Díaz Ferrán saldría con un evidente daño en su imagen como representante de todos los empresarios. Aunque ya acumula varios incumplimientos en sus empresas, como el insuficiente colchón de fondos propios en la aseguradora Mercurio, que investiga el Ministerio de Economía, además del impago de cuotas de la Seguridad Social en Air Comet y Newco, y de nóminas a la plantilla de la aerolínea.

Ahora, Caja Madrid le pide más garantías de pago y Díaz Ferrán, con el agua al cuello, ofrece desde edificios de oficinas a un hotel de su empresa Hotetur en Cancún, tasado en hasta 240 millones de dólares, según la empresa.