Público
Público

Caja Madrid gana un 63% menos por la morosidad

La nueva normativa de provisiones le cuesta 260 millones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las nuevas exigencias contra la morosidad que ha impuesto el Banco de España están suponiendo un trago muy duro para las entidades financieras españolas. Cuando se anunció antes del verano quisieron restarle importancia (y las hay que todavía lo siguen haciendo), pero las cuentas de septiembre están dejando al descubierto que la medida es muy costosa.

Caja Madrid es uno de los ejemplos de lo dolorosa que les está resultando. La nueva normativa le ha costado 260 millones de euros de sus beneficios, que quedaron en 232,6 millones, un 62,8% por debajo del mismo periodo del año anterior. Pese al fuerte descenso, la entidad confía en terminar el año con unas ganancias similares a las de 2009. Eso será posible gracias a que en el último trimestre del ejercicio pasado se hicieron los grandes ajustes del año y apenas se apuntaron beneficios.

También ayudarán los 134 millones conseguidos en plusvalías con la venta de su participación en la entidad marroquí Attijariwafa Bank, que dedicará íntegramente a dotar provisiones contra la morosidad. En los próximos 12 meses, tendrá que dedicar en torno a 1.420 millones a esta partida para cubrir todo el riesgo crediticio que tiene. Eso supondrá un importante lastre en sus beneficios, ya que no podrá utilizar para ese fin los más de 2.000 millones que recibirá de ayudas públicas del FROB el próximo 31 de diciembre.

Y tendrá que hacer ese gran esfuerzo en un año 'que no apunta bien' para el sistema financiero español, aseguraron fuentes de Caja Madrid, que auguraron que quedan 15 meses más de dificultades para bancos y cajas porque el final de la crisis se ha retrasado al menos un año. Por ello, en la entidad defienden su 'posición defensiva' de dedicar todo el dinero que puedan a provisiones en lugar de reconocer beneficios.

Según sus previsiones, la morosidad no ha llegado a su nivel más elevado (la caja consiguió mantenerla en el 5,43% al cierre de septiembre, igual que en junio) y existe la amenaza de que crezca una vez que se vayan agotando los subsidios por desempleo.

Caja Madrid constató este lunes que las entidades financieras están acelerando la venta de pisos (se deshizo de 2.292 inmuebles hasta septiembre) y admitió que ya ha empezado a vender algún solar a promotores y a inversores particulares.