Público
Público

Caja Madrid, en manos de los jueces

El Tribunal rechaza adoptar las medidas cautelares pedidas por Gallardón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Asamblea de Caja Madrid en la que se votarán los nuevos estatutos se acerca (será el próximo lunes) y las posturas de los contendientes por conseguir o mantener el control de la entidad están cada vez más enfrentadas. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid dio ayer un espaldarazo al bando de Esperanza Aguirre, al rechazar tomar las medidas cautelares que había pedido el Ayuntamiento de Madrid, pero no decantó la balanza hacia ninguna de las partes porque lo importante será lo que decida sobre el fondo del asunto, es decir, sobre si es inconstitucional reducir el poder del consistorio madrileño de 70 a 24 consejeros.

CCOO e IU también tienen intención de recurrir, así que la pelea se enroca cada vez más en los tribunales y, si no se consigue alcanzar un pacto o Mariano Rajoy toma una decisión, tendrán que ser los jueces los que decidan la victoria.

De momento, Rajoy sigue sin mover ficha y un acuerdo se antoja difícil, ya que el consistorio de Alberto Ruiz-Gallardón se niega a sentarse a negociar si Aguirre no cambia la ley y ésta no está por la labor de dar ni un ápice más de poder al Ayuntamiento.

La próxima decisión trascendental para esta guerra la tendrá la Comunidad de Madrid. El lunes, según la intención de voto actual, la Asamblea de la caja rechazará los estatutos porque la mayoría de los grupos entienden que son inconstitucionales y que están en contradicción con la ley nacional, que es de mayor rango. A partir de ahí, la Comunidad deberá decidir si aun así los impone, algo que sería muy recurrido en los tribunales e, incluso, podría ser mal visto en el Banco de España.

La pelea que se está produciendo en la caja está al margen de quién sea el presidente desde septiembre. En prácticamente todos los grupos dan por seguro que Miguel Blesa no repetirá, porque ni siquiera Ruiz-Gallardón va a pelear por él, y cada vez hay más runrún sobre el sustituto. Fuentes cercanas a la caja creen que Rodrigo Rato tiene muchas posibilidades, pero en el Ayuntamiento dicen que hasta el momento no se ha empezado a negociar nada. Ruiz-Gallardón, además, no está dispuesto a tratarlo con Aguirre. Prefiere que sea Mariano Rajoy el que decida un nombre y, si es necesario, que se acuerde con el PSOE nacional. Mientras su nombre aparece como el mejor situado, Rato aseguró ayer a Público: "A mí nadie me ha propuesto nada. Si algún día alguien me propone algo, ya veremos".