Público
Público

Caja Madrid reduce un 46% su beneficio semestral por esfuerzo en provisiones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Caja Madrid redujo su beneficio neto atribuido un 46,9% en el primer semestre del año, hasta los 575,6 millones de euros, como consecuencia, principalmente, del esfuerzo en provisiones que hizo la entidad durante este periodo.

De hecho, las dotaciones a provisiones aumentaron un 161%, hasta los 800 millones de euros, de los que 245,3 millones fueron dotaciones voluntarias.

Sin estas dotaciones, el beneficio semestral recurrente -que no incluye ingresos extraordinarios ni provisiones voluntarias- habría crecido el 2,1%, hasta 747,9 millones, partida en la que también se hubiera notado la ausencia de los 483 millones en plusvalías obtenidas hasta junio de 2008 por la reorganización de la participación de Mapfre.

Las provisiones dotadas este año servirán para hacer frente al incremento de la morosidad, que estuvo muy cerca de triplicarse en comparación interanual, ya que cerró junio en el 5,55%, frente al 1,89% de un año antes, aunque la tasa de mora empieza a frenar su avance, ya que a finales de marzo se situaba en el 5,57%, ligeramente por encima del ratio de junio.

Fuentes de Caja Madrid se felicitaron hoy por esta evolución de la morosidad, que calificaron de "muy positiva", y adelantaron que previsiblemente va a seguir bajo control.

Las mismas fuentes explicaron que se trata de unos resultados "francamente positivos", sobre todo teniendo en cuenta el entorno recesivo en el que estamos, aunque también destacaron que en el segundo trimestre del año se han normalizado ligeramente los mercados financieros y se ha suavizado el deterioro de los indicadores de actividad y empleo.

En cualquier caso, el crédito mantuvo su ritmo de desaceleración al crecer el 3,1% -hace un año aumentó el 12,2%-, hasta alcanzar los 118.222 millones de euros.

La caja aseguró que, aunque el ritmo de aumento sigue moderándose, prevé cerrar el año con un crecimiento del crédito.

Por su parte, los recursos de clientes en balance alcanzaron los 142.892 millones tras crecer el 5,5%, impulsados por las cuentas de ahorro, que aumentaron el 13,8%.

Al margen de los resultados, la entidad también hizo referencia a la Corporación Financiera Cibeles, cuyos planes de salida a Bolsa, aseguraron, "no están caducados" y se ejecutarán "en cuanto veamos una ventana de doble hoja".

En relación con el mercado inmobiliario, las fuentes de la caja informaron de que la entidad ha adquirido activos inmobiliarios por unos 500 millones de euros durante el semestre, de forma que cuenta con un saldo de unos mil millones de euros.

Sobre la fusión de British Airways e Iberia, compañía de la que la caja de ahorros es el principal accionista, la entidad se limitó a insistir en que su participación en la aerolínea no es especulativa y confía en que "pasados unos años" el papel de Barajas e Iberia sea cada vez más importante.

De hecho, añadió, la terminal T4 de Barajas "tiene un potencial de crecimiento muy importante".

En cuanto al proceso de reestructuración en el que está inmerso el sistema financiero español, la entidad aseguró que no descarta estudiar las oportunidades de fusión que se presenten con otras entidades, aunque no mostró interés en hacerse con la red de oficinas de Caja Castilla-La Mancha (CCM), entidad intervenida el pasado mes de marzo por el Banco de España.

A preguntas de si estarían interesados en adquirir la red de oficinas de CCM, las fuentes de la caja se limitaron a señalar que en Castilla-La Mancha la entidad cuenta con una red importante y que la de CCM es "bastante redundante para nosotros".

"En otras comunidades con más riqueza sería más interesante para nosotros", añadieron.