Público
Público

Caja Madrid y Bancaja crearán la primera caja de España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Caja Madrid y Bancaja iniciaron el jueves un proceso de fusión fría para crear la primera caja de ahorros española y la tercera entidad financiera doméstica con unos activos de 340.000 millones de euros al sumarse la caja valenciana al proyecto que lideraba la entidad madrileña con otras cinco entidades.

"Los consejos de administración de Caja Madrid y Bancaja han aprobado un principio de acuerdo para su integración en un Sistema Institucional de Protección (SIP), que también negocian Caja Insular de Canarias, Caixa Laietana, Caja Ávila, Caja Segovia y Caja Rioja", dijeron las dos cajas en sendos comunicados.

Dos fuentes conocedoras de la operación dijeron que la nueva entidad tiene previsto pedir entre 4.400 y 4.500 millones de euros al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria.

Según las notas remitidas al regulador bursátil, se mutualizará el 100 por cien del resultado de todas las entidades integrantes del grupo y "existirá plena garantía en materia de solvencia y liquidez dentro del grupo".

El modelo SIP permite a las cajas que se integran mantener sus órganos de gobierno respectivos y algunos de sus compromisos históricos como la obra social en su respectiva comunidad.

Caja Madrid, con activos de 191.146 millones de euros, ya se encuentra ahora mismo negociando una fusión a través de una SIP con Caja Ávila, Caja Segovia, Caja Rioja, Caixa Laietana y Caja Insular de Canarias, que suman activos conjuntos superiores a los 227.000 millones.

Está previsto que los consejos del resto de cajas participantes en la fusión se reúnan el lunes próximo para aprobar la operación.

Bancaja aportaría otros 109.785 millones de euros en activos al nuevo grupo que se convertiría en la primera entidad financiera en España en la actividad de banca comercial y corporativa, dijo Bancaja en un comunicado.

La caja resultante tendrá alrededor de 26.000 empleados y un total de más de 4.500 oficinas.

La Caixa, que está negociando la fusión de Caixa Girona, se quedaría como segunda caja española con 280.000 millones de euros en activos.

Con la alternativa de la SIP, las cajas evitan también contrariar a los poderes políticos de las respectivas comunidades autónomas, que son los que han obstaculizado algunas de las fusiones interregionales plenas, al disponer los gobiernos autonómicos del derecho de veto.

En la actualidad, las cajas de ahorros españolas se encuentran inmersas en un proceso de consolidación para hacer frente al deterioro de las condiciones económicas y a la caída del negocio bancario.

Desde que el Banco de España decidiera el pasado 22 de mayo intervenir la deficitaria CajaSur se ha acelerado el proceso de concentración tanto mediante fusiones virtuales como con absorciones recurriendo al Fondo de Reordenación Bancaria (FROB), cuya fecha límite teórica es el 30 de junio.

Además, el reciente anuncio del Banco de España de que podría aumentar los requerimientos de provisiones bancarias por insolvencias y valoración de los numerosos activos inmobiliarios que se ha visto obligado a absorber el sector está también, según los expertos, detrás del proceso de concentración que vive un sector que necesita sanear sus balances.

Las 45 cajas de ahorros españolas existentes podrían quedar en torno a una quincena tras los últimos procesos de fusión, entre los que también se incluye el anunciado el jueves pasado en el área del arco mediterráneo liderado por Caja Murcia.

SEDE OPERATIVA EN MADRID, PARTICIPADAS EN VALENCIA

En el comunicado, ambas cajas indicaron que mantendrán una dualidad de sedes, con la sede social de la sociedad central y la dirección de las sociedades participadas en Valencia y la sede operativa estará en Madrid.

La nueva entidad estará presidida por un representante de Caja Madrid, mientras que la vicepresidencia la ocupará un miembro de Bancaja.