Público
Público

Las cajas piden a Sacyr paz con La Caixa en Repsol

Presentan a Del Rivero una carta en el Consejo para exigirle una solución

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tercer vapuleo que recibe el presidente de Sacyr, Luis del Rivero, en una semana. Este viernes tuvo que afrontar otra vez las posiciones divididas en el Consejo de Administración de la constructora, en su segunda reunión tras la del lunes, que se convocó de forma extraordinaria por la presión de dos de los principales accionistas: el inversor Juan Abelló y el dueño de la cervecera Damm y de la petrolera Disa, Demetrio Carceller, que con el grupo Satocán, engloban un 25% del capital de Sacyr. Esta vez fueron las cajas accionistas de la constructora las que lanzaron una advertencia a Del Rivero por el conflicto generado en Repsol al aliarse con la petrolera mexicana Pemex para ganar poder en la petrolera española y dejar de lado a su presidente, Antoni Brufau. Le pidieron que firme la paz con La Caixa, el accionista que, con el 12,5%, manda, de facto, en Repsol.

Son cuatro las entidades de ahorro que controlan casi el 15% de Sacyr (el 13%, según la Comisión Nacional del Mercado de Valores): la mayor es Novacaixagalicia (NCG), con un 7%. Le siguen, con un 2% cada una, Bankia (unión de Caja Madrid, Bancaja y Caja Ávila, entre otras), Banco Mare Nostrum (fusión encabezada por Caja Murcia y CajaGranada) y la andaluza Unicaja.

Cuatro entidades controlan alredecor de un 15% de la compañía

Son conscientes de que tienen la llave para quitar la razón a Del Rivero y sus apoyos (el presidente y su núcleo de fieles suman un 43%) en su forma de actuar en la operación de Repsol, o a Abelló y Carceller. Ayer, sus tres consejeros presentaron una carta, previamente acordada por estas cajas, que leyeron a un sorprendido Luis del Rivero, según fuentes conocedoras de la reunión. En ella le recomiendan que encauce un proceso para 'poner paz' en el Consejo de Repsol.

Además, le han hecho llegar el mensaje de que ir a los tribunales para resolver el enfrentamiento con Brufau y, por ende, con La Caixa (que le respalda) no es la solución. En el tormentoso Consejo de Repsol del miércoles, los consejeros votaron ante Sacyr y Pemex exigirles que rompan su alianza, que les permite controlar casi el 30% del capital, y que aparquen sus aspiraciones de sacar más rendimiento a la petrolera. Tras esta jugada, que da ventaja a La Caixa, Sacyr y Pemex anunciaron que impugnarán este acuerdo (y el resto de puntos que les cortan las alas) ante los tribunales.

El cabecilla de la posición de las cajas es el presidente de NCG y ex consejero delegado de Inditex, José María Castellano. Castellano ha mantenido reuniones con sus homólogos Rodrigo Rato (Bankia), Braulio Medel (Unicaja) y Carlos Egea (BMN) para consensuar esta postura. De hecho, la próxima semana volverán a verse para seguir buscando una solución.

La constructora está renegociando el crédito de 4.900 millones para Repsol

La posición se parece mucho a la que han tomado Abelló y Carceller, ya que tanto ellos como las cajas votaron hace un mes a favor de la alianza de Sacyr con Pemex, pero luego han reprobado las formas agresivas de Del Rivero en la operación. Este no avisó a La Caixa. La única solución que se vislumbra es un acuerdo con la caja.

Sacyr tampoco tiene mucho tiempo para batallas judiciales porque debe cerrar antes del 21 de diciembre la refinanciación del crédito de 4.900 millones por la compra de Repsol, que ya ha iniciado.