Público
Público

Las cajas recortarán más de 13.500 empleos

El Banco de España prevé una reducción de plantilla del 15% al 20%

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las cajas de ahorros han negociado, han pactado y van a reducir su número de 45 a 20 para asegurar su supervivencia. Superados los apretones de manos y las fotos, los acuerdos sobre las sedes y los repartos de poder, viene el lado oscuro de la reestructuración: el recorte de empleo y oficinas. Dicho recorte es obligatorio si se quieren recibir las ayudas del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), dotado con 12.000 millones de euros (de los que más de la mitad proceden de las arcas públicas). Las estimaciones del Banco de España sobre el recorte de plantilla que acometerán las 30 entidades inmersas en algún proceso de fusión que han pedido ayudas al FROB (alrededor de 11.000 millones) supondría la pérdida de entre 13.500 y 18.000 empleos, de un total de 90.000.

¿De dónde procede el cálculo? Las tres operaciones que han recibido ya el visto bueno del supervisor para acceder a las ayudas del FROB, según comentaron ayer fuentes del Banco de España, han presentado un ajuste de plantilla de entre el 15% y el 20%, que se espera sea la media que apliquen las demás en los planes de reestructuración presentados hasta las doce de la noche de ayer, cuando acabó el plazo de solicitud de las ayudas.

El ajuste se dará en las 30 entidades que han pedido ayudas públicas

A los sindicatos no les gustó nada la estimación del supervisor, sensiblemente por encima de sus cálculos, que sitúan el máximo previsto del recorte en el 15%, con la esperanza de que el tijeretazo se quede cerca del 10%. Según los propios sindicatos, el 10% de la plantilla total de las cajas en España supera los 55 años, lo que permitiría realizar el ajuste mayoritariamente a través de prejubilaciones, es decir, la fórmula menos traumática.

Las cuentas, con los datos que tienen en su poder sobre los planes presentados, no les salen, añadieron las citadas fuentes sindicales, que esperan un recorte de 3.400 en la fusión de Caja Madrid, Bancaja, Canarias, Ávila, Segovia, Laietana y Rioja; de 2.000 en la de la Caja del Mediterráneo, Cajastur, Caja Castilla La Mancha, Cantabria y Extremadura; de 1.300 empleos en la fusión de Caixa Catalunya, Tarragona y Manresa; de otros 1.200 en la de Caixa Galicia y Caixanova; de 850 en la de Caja Duero y Caja España; alrededor de 500 en la de Sabadell, Terrassa y Manlleu y 30 en la de Cajasol y Caja Guadalajara. Penedés, Murcia, Sa Nostra y Granada pretenden mantener sus plantillas derivando personal hacia los servicios centrales. En total, un recorte de 9.300 empleos, lejos de los 13.500 que prevé el Banco de España.