Público
Público

Calderón, ¿otra vez?

El ex presidente del Real Madrid asegura en una entrevista que se presentará a las elecciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Nadie se lo podía creer. Pero parece ser cierto. Ramón Calderón, el mismo presidente que tuvo que dimitir después de todos los escándalos que le salpicaron a raíz de la última asamblea de socios, se presentará a las próximas elecciones del Real Madrid.

Una vez más, la sorpresa acompaña a este hombre ya que ayer mismo, en su debut como presidente de la comisión organizadora del Centenario de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), afirmó, ante el asedio de los periodistas, que él ya no es 'nadie' como para opinar de la Asamblea del club madridista.

'Yo ya no soy nadie, fui presidente del Real Madrid pero ya no tengo ninguna responsabilidad. Ahora, estoy encantado de presidir el Centenario de la Federación con el deseo de hacer una cosa muy bonita para el fútbol español', aseguró.

La razón de este sorprendente anuncio está, según recoge el diario AS, en ponerle las cosas más difíciles a Florentino Pérez en la nueva carrera por la presidencia blanca. Calderón pretende, de ese modo, evitar que el presidente al que sucediera vuelva al cargo sin mayor oposición. Sin embargo, hay que recordar que Florentino Pérez, pese al aluvión de rumores y noticias sobre sus posibles nuevos 'galácticos', ni siquiera ha confirmado su candidatura.

Asimismo, el propio Calderón reconoce en la entrevista en AS que cuenta con muy pocas posibilidades en la contienda electoral, Florentino Pérez mediante o no, pero afirma que podría contar con el apoyo, nada más y nada menos, de 18.000 socios con la ayuda del recién despedido José Bernabéu por una presunta trama de reventa de entradas.

Por otro lado, el diario AS cuenta que el coste de la supuesta candidatura de Ramón Calderón tendría un coste mínimo ya que no necesitaría presentar un aval estimado en 58 millones de euros.

Está por ver cómo irá evolucionando el tema de las elecciones en el Real Madrid, más polémicas que nunca por todo lo que implican: limpiar una imagen desgastada de los directivos blancos ante una mala gestión, elevar la categoría futbolística del equipo, sumido en un juego aburrido y nada brillante ante la excelencia de su gran rival, el F.C. Barcelona, y la reaparición de figuras tan emblemáticas como la de Florentino Pérez y, ahora, la de Ramón Calderón.