Público
Público

Calexico dice que "la música es un gran vehículo para viajar"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El sonido fronterizo de Calexico llega a partir de mañana a España, donde la banda estadounidense ofrecerá cinco conciertos para presentar su flamante nuevo álbum, "Carried to dust", un disco en el que enriquecen su particular paisaje sonoro con influencias de sus muchos viajes y encuentros.

"La música es un gran vehículo para viajar", dice Joey Burns, líder del grupo junto a John Convertino, en una entrevista telefónica con EFE poco después de llegar a Madrid, donde mañana ofrecerán, en la sala Joy Eslava y con las entradas agotadas desde hace días, el primero de sus conciertos en España.

Y es que "Carried to dust", el sexto álbum de estudio de esta banda de Tucson (Arizona), es un paso más en la aventura de este grupo, que ha creado una identidad musical propia inspirada en el mundo fronterizo entre el oeste americano y el norte de México.

Un álbum en el que vuelven a mostrar su habilidad para fusionarse con otros músicos y sonidos, como Pieta Brown, Sam Beam y los españoles Amparo Sánchez y Jairo Zavala, quien les acompañará en su gira española presentando con ellos su nuevo proyecto musical en solitario, sin Amparanoia, "DePedro".

La gira española de Calexico, que pasará por Vigo, el día 16; San Sebastián, el 17; Zaragoza, el 18, y Barcelona, el día 20, será la primera oportunidad del público español de ver en escena "Carried to dust", un disco aclamado por la crítica y que incluso ha sido incluido en las listas de los mejores álbumes del 2008.

"Nos sentimos muy felices. De alguna forma hemos dejado que las cosas pasaran naturalmente, sin planear. Hay bandas que se meten en el estudio sabiendo lo que van a hacer, nosotros trabajamos de una forma más intuitiva, y eso ha quedado reflejado", dice Joey Burns, vocalista y guitarrista del grupo.

Su primera gira por Sudamérica, en el 2007, ha aumentado el toque latino del disco, en canciones como "Víctor Jara's hands" o "Inspiration", pero el álbum se pasea también por escenarios como el metro de Moscú o los suburbios de Nueva Orleans devastados por el huracán Katrina, dentro de unas canciones que siguen manteniendo el hilo de misterio, intriga y emoción que define a Calexico.

"Es el misterio de la vida, me encanta la poesía que no deletrea las cosas, que deja algo de interpretación para los lectores. Me gusta lo abstracto y desafiar a quienes nos escuchan", dice Joey Burns, también letrista de la banda. En John Convertino tiene un aliado ideal: "Él es el Jack Kerouac de la percusión", asegura.

Explica que si este álbum tiene un mensaje es "la variedad" de perspectivas: "Salir de tu propia casa, de tu propio pueblo, de tu propio mundo, viajar física y espiritualmente, a través de la música y del arte, porque eso ayuda a enfrentarte a todo".

Burns y Convertino se conocieron hace 18 años en Los Ángeles y parecen haberse fusionado bajo una identidad musical común bajo el nombre de Calexico, que tomaron de un pueblo de la frontera entre Estados Unidos y México. "Yo soy más yin y él es más yan", explica sobre su relación.

En común tienen haber crecido en ambientes musicales: "Los padres de John eran guitarristas, tocaban desde clásica a folk. Mi madre era pianista, viajaba mucho con mi padre y se hizo con una buena colección de discos. Me cantaba "cielito lindo". Siempre he agradecido que me expusiera a muchos tipos de música", dice.

Junto a toda esa música -y otras que han descubierto por sí mismos en sus giras, como el fado o la música rumana, "muchos libros y muchas películas nos han inspirado", cuenta Joey Burns, que cree que el sonido de Calexico está hecho por y para "gente que mira por la ventana y quiere ir más allá".

Su nuevo disco tiene quince canciones, pero tenían una lista de más de cuarenta temas que surgen sin método previo. "No hay un solo camino para hacerlas, lo único importante es que John y yo nos juntemos, a veces con una letra, a veces con una melodía, a veces sin nada".

Asegura que su creatividad "está en muy buena forma" y que el éxito no les ha afectado demasiado. "Hemos sido muy afortunados, porque ha sido un camino lento y gradual. Otros han tenido un ascenso demasiado rápido y eso es difícil de digerir".

Isabel Laguna