Público
Público

La calidad del aire en las ciudades, talón de Aquiles del Medio Ambiente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La mala calidad del aire en las ciudades españolas sigue siendo uno de los talones de Aquiles del medio ambiente en España, ya que algunos de los principales contaminantes superan los valores legales, mientras que el incremento de los niveles de ozono pueden considerarse preocupantes.

Así figura en el "Perfil Ambiental de España 2007", un informe que radiografía el estado ambiental de nuestro país, que ha sido presentado hoy por la secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera.

En declaraciones a los medios, Ribera ha destacado la importancia de este documento, que resume algunos de los indicadores más importantes sobre el estado de salud ambiental en España.

El informe incluye por primera vez este año una ficha de cada una de las 17 comunidades autónomas y de Ceuta y Melilla, con datos básicos de carácter administrativo y territorial, socioeconómico y ambiental, lo que "permitirá consolidar el derecho de los ciudadanos a acceder a información simplificada y útil".

Entre los aspectos que hay que mejorar, la secretaria de Estado ha señalado la calidad del aire en las ciudades y ha subrayado el reto de mejorar el seguimiento de los sistemas de medición de la contaminación y la adopción de medidas que garanticen la salud de los ciudadanos.

La media de las ciudades de más de 500.000 habitantes supera el valor límite de concentración media anual de NO2 (dióxido de nitrógeno) para 2010.

Esta tendencia al alza del número de días de superación está relacionada con el incremento de vehículos diesel.

Además, en el 45 por ciento de las capitales de comunidades autónomas se superó el valor límite establecido en la concentración de PM10 (partículas en suspensión).

El informe destaca, asimismo, que el pasado año el número de incendios forestales y la superficie afectada ha sido de los más bajos de los últimos años, al igual que ha ocurrido en 2008.

Ribera ha lamentado que, a pesar de ello, se mantengan los datos de víctimas mortales asociadas a incendios o a catástrofes naturales.

"Son cifras que en números absolutos no resultan significativas, pero sí lo es que en un país como el nuestro, con el nivel de desarrollo y la capacidad institucional que tiene, este tipo de eventos todavía se sigan produciendo".

La mayor parte de las 878 víctimas mortales producidas en el periodo 1995-2007 (sin incluir los fallecidos por temporales marítimos desde 2005) se han producido por inundaciones y tormentas.

La secretaria de Estado ha señalado que, con carácter general, el informe muestra datos muy positivos en algunos indicadores como el consumo de agua agrícola, que ha disminuido un 7,3 por ciento gracias a la mejora en la eficiencia del regadío, así como una estabilización en el consumo doméstico.

También se ha producido una mejora "significativa" de la intensidad energética, una disminución del consumo de energía primaria y un incremento de las energías renovables, datos "enormemente valiosos", según la secretaria de Estado.

La ocupación del suelo varía de unas comunidades a otras en cuanto a la distribución de superficies artificiales y destaca en Andalucía la dedicada a autopistas, autovías y terrenos asociados.

La generación de residuos urbanos continúa creciendo y las tasas de crecimiento y valorización de residuos de envases siguen creciendo, acercándonos a los objetivos previstos para 2009.

En 2005, España alcanzó el 50,4 por ciento en la tasa de reciclaje y un 56,1 por ciento en la de valorización y los objetivos eran del 55 y del 60 por ciento, respectivamente.