Público
Público

La calidad no importa, pero sí la cantidad

La estadounidense Nina Sankovitch se ha propuesto leer un libro al día, de hasta 400 páginas, durante todo un año

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Leer cualquier libro diariamente a lo largo de todo un año y sin repetir autor. Sólo una condición: ha de tener entre 300 y 400 páginas. Éste es el reto que se ha propuesto la estadounidense Nina Sankovitch con 'El proyecto 365'. Y está a punto de cumplirlo, porque, el jueves, ya habrá finalizado su peculiar promesa.

Pero a Nina le parecía escaso leer un libro diario. También decidió que tenía que escribir un comentario de cada uno de ellos una vez que se lo terminara. 'Escribo sobre lo que me ha transmitido el libro. Si ha cumplido mis expectativas. Si he aprendido algo. Eso sí, casi nunca escribo reseñas que sean poco extensas', asegura Nina.

Ernest Hemingway, Aldous Huxley, Manuel Vázquez Montalbán o Antonio Múñoz Molina son algunos de los autores que ya han pasado por sus manos. 'Me encanta leer y no hay otra cosa que prefiera hacer durante todo el día. En tres o cuatro horas me he terminado la novela', subraya.

Nina es madre de cuatro hijos y dice que cada día tiene muchas cosas que hacer. Sin embargo, no es excusa para no leer a diario. 'Siempre saco tiempo para la lectura y siempre voy con un libro debajo del brazo. En cuanto puedo, aunque sea en el supermercado, leo unas páginas', dice.

'Quiero compartir mi pasión por la lectura con otros. Animar a otras personas a encontrar en los libros placeres, conocimientos o inspiraciones que yo ya descubrí en mi vida'. Éstas son las razones que expone Nina para explicar la esencia del proyecto.

Ella entiende que cómo cada uno vive su vida, vota en las elecciones, trata a los vecinos o educa a los hijos aparece, se debate y se examina en las novelas. 'Realmente, yo he aprendido lecciones muy importantes gracias a los grandes escritores', destaca.

Aunque no todo es tan perfecto. Nina se embarcó en este proyecto, principalmente, para aliviar la tristeza que le produjo hace cuatro años la muerte de su hermana y para rendirle un homenaje: 'Ella era demasiado joven para morir. Sólo tenía 46 años, como yo ahora. Le encantaban las novelas y por eso quiero leer una parte de lo que ella habría leído si viviera'.

'En tres o cuatro horas me he terminado una novela', explica

Pese a la creación del proyecto, la devoción por la lectura de Nina no es nueva. Antes de que comenzara todo, estaba dos o más horas diarias leyendo. Su pasión son los libros y, para ella, leer tiene un significado muy particular.

'Al mismo tiempo estás callado y solo y completamente conectado con el exterior; tanto con el autor como con otros que han leído la misma novela', dice. Nina no entiende cómo hay personas a las que no les gusta disfrutar de un libro. Para ella, una novela es una forma para encontrar la propia identidad, una válvula de escape y de viajar a nuevos lugares.

La elección de los libros para el proyecto no tiene un criterio fijo y predeterminado. Los únicos límites que Nina se ha puesto son la extensión de hasta 400 páginas y no releer ninguna novela. 'No pongo barreras. Estoy abierta a cualquier sugerencia', señala.

Esta aleatoriedad en la selección le ha llevado a leerse desde libros de tenis como 'El asesino es mi raqueta', de Otto Penzler, hasta literatura para adolescentes como 'La chica sin descubrir', de Allison Burnett.

Nina asegura que, principalmente, prefiere adentrarse dentro de una novela. Sin embargo, no le importa que aciga en sus manos un ensayo, biografías o libros de ciencia ficción. 'Cualquier recomendación ya me sirve de excusa para leerme ese libro. ¡Hasta mis hijos me dicen qué debo leer!'.

El jueves termina con esta aventura y no tiene claro si en un futuro, no se embarcará en algo que le lleve más tiempo. El problema con el que puede encontrarse es que su pasión, que quiere que todo el mundo la comparta, acabe siendo algo obsesivo en vez de placentero.

Vázquez Montalbán

'El hombre de mi vida'. Es uno de los libros que más le gustó a Nina. Cree que es un misterio que engancha al lector en todo momento. Sin embargo, considera que el argumento es bastante enrevesado.

Albert Camus

'La caída'. En su opinión, es un libro brillante que permite reflexionar sobre las reglas políticas de las sociedades actuales. Además, debate sobre por qué se permiten unos comportamientos y no otros.

Otto Penzler

'El asesino es mi raqueta'. Ilustra, según ella, todo el entretenimiento que existe en un deporte como el tenis. Capaz de acercarte a los retos que se presentan en los partidos, tanto profesionales como amateurs. Una novela imprescindible para todos los amantes y aficionados a este deporte.