Público
Público

La calma regresa a Túnez tras la reforma de Interior y las negociaciones con la Policía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las ciudades de Túnez, en especial la capital y Kaserin, en el centro oeste del país, han vivido una jornada de tranquilidad, tras tres días de altercados y protestas, después de las reformas anunciadas por el Ministerio del Interior y la negociaciones entabladas entre el Ejecutivo y la Policía.

El secretario adjunto del Partido Democrático Progresista (PDP), Ellouze Mongi, aseguró a Efe que la calma ha vuelto a las dos ciudades gracias a un acuerdo alcanzado entre el Gobierno y la Popicía, cuyo descontento con el Gobierno se reflejó en un aumento de la tensión los días pasados.

Las diferencias entre el Ejecutivo y la policía "se han terminado. Han respondido a las reivindicaciones de la policía sobre el aumento del salario y el ministro de Interior ha prometido estudiar las demandas del cuerpo policial, que quiere crear un sindicato", dijo Mongi.

El portavoz del Gobierno tunecino, Tayeb Bacuch, aseguró ayer tras la primera reunión del nuevo Consejo de Ministros, que los efectos de la mejora de la situación de seguridad empezarían a notarse de inmediato.

En un discurso televisado reconoció que había habido tensiones entre el poder político y las fuerzas de seguridad, pero que estos habían sido superados.

Por otra parte, ayer fueron jubilados 34 responsables de los servicios de seguridad y fueron nombrados siete nuevos directores regionales del Ministerio de Interior, según indicaron fuentes de seguridad citadas por la agencia oficial de noticias tunecina, TAP.

Estos cambios, sumados a la detención también ayer del ex ministro de Interior Rafik Belhaj Kacem por su supuesta implicación en la represión contra las protestas de diciembre y enero, y que según cifras de la ONU causaron 219 muertos y 510 heridos, parece que han contribuido a calmar la situación.

Una de las personas que hoy participaba en una concentración de una veintena de personas junto a la sede del Ministerio de Interior aseguró a Efe que no estaban protestando, sino únicamente reunidos para ver como podían realizar el seguimiento de la aplicación de las medidas anunciadas por el Gobierno.

"Es un buen paso. Han expulsado a aquellas personas que participaron en los desórdenes y golpearon a los ciudadanos. Ahora a ver si vuelve al país la seguridad y la normalidad poco a poco", dijo a Efe Ahmad Ziribi.

En los últimos días, la avenida Habib Burguiba, donde se encuentra la sede del Ministerio de Interior, había albergado numerosas manifestaciones y concentraciones que pedían la dimisión del Ejecutivo y que desembocaron en enfrentamientos con la policía.

En esta calle, arteria de la capital, la presencia de agentes de seguridad era hoy visible, como pudo constatar Efe, al igual que en otras zonas de la capital y en la ciudad de Kaserin, como aseguraron varias fuentes.

En Túnez, la jornada escolar transcurrió con total normalidad después de tres días de agresiones protagonizadas por bandas de gente armada con cuchillos que obligaron a los alumnos de al menos ocho institutos a salir de los centros educativos.

El curso escolar se reinició el pasado lunes tras la caída del presidente Ben Ali, el pasado 14 de enero.

Asimismo, en la localidad de Kaserin, situada en el centro oeste del país, la situación ha vuelto a la normalidad después de tres días en los que grupos supuestamente fieles al partido de Ben Ali la Agrupación Constitucional Democrática (RCD) atacaran centros gubernamentales, comercios y viviendas.

El portavoz regional de la Unión General de Trabajdores Tunecinos en esa localidad, Sadok Mahmudi, aseguró a Efe que después de unas redadas lanzas ayer por la policía y el ejército en toda la ciudad, la situación estaba tranquila.

También comentó que hoy, por primera vez, habían abierto sus puertas los centros escolares, que habían permanecido cerrados debido a los altercados vividos en la ciudad, y destacó que había una abundante presencia de militares y de la Guardia Nacional.