Público
Público

"La CAM estaba al servicio del PP y de los miembros del partido"

Remedios Ramón. Vocal de la Comisión de la Caja de Ahorros del Mediterráneo entre 2004 y 2010  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Durante seis años, Remedios Ramón acudió a las reuniones de la Comisión de Control de la CAM en representación de la Generalitat, dentro de la cuota que hasta 2010 el entonces presidente, Francisco Camps, reservaba para profesionales afines a la oposición socialista. Ramón, profesora de Economía de la Universidad de Alicante, explica, en conversación telefónica, la oscuridad con la que trabajaba este órgano supuestamente clave en las tripas de la entidad. Y advierte de que es imposible entender los desmanes cometidos por los directivos sin tener en cuenta su reverso político: 'La CAM estaba al servicio del PP'.

Las retribuciones del antiguo equipo directivo han generado escándalo. ¿Pasaban por la Comisión de Control?

'Un Consejo se convocó en un hotel de lujo en India, todo pagado'

De manera individualizada, nunca. Y si preguntaba por ello, no contestaban. Pero todos lo intuíamos.

¿Y la Comisión de Retribuciones nunca dio la voz de alarma?

No. Quiero creer que fue porque este tipo de retribuciones debían de ir en un paquete conjunto con el resto de personal. Lo que más me indigna es que el Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) accediera a que se cobraran estas indemnizaciones. No puede olvidarse que la ley establece que el IVF debe dar el visto bueno a las indemnizaciones, al menos a la del director general.

'El equipo directivo nunca aportaba los datos que pedía; era esperpéntico'

¿Le ha sorprendido la cuantía?

Es indignante. Ya lo es la existencia de contratos blindados para directivos de cualquier empresa, pero aún más en las cajas de ahorros. Y en la CAM ya es increíble: el equipo directivo ha llevado la caja a la ruina y, encima, se indemnizan y se ponen rentas vitalicias, mientras cientos de trabajadores sufren la amenaza del paro. ¡El mundo al revés! Ahora se pone el foco en María Dolores Amorós y no la exculpo, pero el mayor responsable es Roberto López Abad, que dirigía la caja. Amorós era sólo su aprendiz.

Dice que siempre intuyó los desmanes. ¿Por qué?

'Avisé al PSPV, pero está claro que le hicieron más caso a otras voces'

El despilfarro estaba a la vista de todos. Parecía surrealista. Un ejemplo: se ha comentado que a todos los consejeros se nos regalaban viajes para tenernos contentos. Es cierto. Yo misma estuve en India.

¿Invitada por la CAM?

Se convocó una reunión del Consejo de Administración y de la Comisión de Control, a la que debías asistir, en un hotel de India. Incluso en aquella época en la que nos hacían creer que todos éramos ricos, ya parecía surrealista. Pero era algo habitual.

'Camps, molesto con los ataques por la Gürtel', mandó echar a los de izquierdas'

¿Cuánta gente fue a ese viaje a India?

Al menos 90: los miembros del Consejo de Administración, de la Comisión de Control y del equipo directivo. Y con las parejas respectivas. Todos en un hotel de lujo, cuatro o cinco días. Así intentaban tener a todo el mundo contento. Yo creo que el coste del viaje debía de rondar los 4.000 o 5.000 euros por cabeza. Pero casi es una anécdota en comparación con otros mecanismos que utilizaban para intentar contentar a los consejeros.

¿Por ejemplo?

La ley valenciana establecía unas retribuciones muy bajas para asistir a las reuniones del Consejo, de apenas el 10% de lo que era habitual en otras comunidades. Mientras aquí se pagaban 136 euros por reunión, en Caja Madrid se acercaban a los mil. Entonces se compensaba a los consejeros con pingües retribuciones por otras vías. Por ejemplo, se determinó que cada miembro del Consejo estuviera en dos o tres consejos de empresas del grupo CAM y ahí sí cobraban importantes dietas. Además, si te 'tocaba' ser presidente o vicepresidente de ese Consejo, la dieta se duplicaba. Y para los más afortunados existía una variable más: asistir a los consejos de empresas participadas por la CAM.

En los órganos de la CAM también estaba la izquierda.

En teoría, sí. Pero sólo hasta 2010. Entonces hubo una limpieza y quitaron a los pocos que había. Francisco Camps, muy molesto por los ataques de la oposición por el caso Gürtel, dijo que nos echaran a todos los de izquierda. Lo pudieron hacer porque ninguna ley regula exactamente cómo deben elegirse los representantes. El PP controlaba la entrada por la vía de los representantes de la Generalitat, de los ayuntamientos y de los impositores, muy filtrados por el equipo directivo.

¿Camps ordenó echar a los de izquierda?

El PP era el que mandaba en la caja. Había facciones del PP peleando, pero la caja estaba al servicio del PP y de su proyecto en la Generalitat. Como Camps se enfadó, nos castigó a todos los malos.

¿Pero y el proceso electoral que fijan los Estatutos, al menos para la Asamblea?

El único proceso electoral de renovación de cargos que viví fue en 2007 y no hubo ningún respeto a la ley. Era sonrojante. Todos los elegidos eran amigos íntimos del PP y de la Generalitat valenciana. Y con escasa preparación, lo que contribuía a alimentar el modelo clientelar y de favoritismo.

¿En qué sentido?

El PP ponía a su gente en la CAM, la CAM apoyaba a la Generalitat y financiaba a miembros del PP. Así no se criticaba ni se controlaba. Y a cambio había dinero fresco para financiar Terra Mítica, la Ciudad de la Luz, la deuda autonómica, a miembros del PP

¿No intentó denunciar el proceso electoral de 2007?

Me negué a avalar aquel espectáculo y lo dejé todo por escrito. Las actas se remiten al Banco de España, con lo que imagino que recibieron mi escrito. Pero nunca me contactaron.

¿Esperaba que lo hicieran?

Pues pensaba que les daban elementos suficientes como para investigar. A toro pasado, está claro que mientras la cosa marchara bien todo el mundo iba a estar callado. A ver quién le iba a poner el cascabel al gato.

¿E internamente? ¿Intentó algo?

¡Claro! Aquel proceso estuvo supervisado por un representante del IVF, el encargado de velar por el respeto de la legalidad. Cuando le mostré mi estupefacción, este representante me dijo: 'No te preo-cupes, que el IVF lo acepta'. Le contesté que lo pusiera por escrito y se negó. Y fue entonces cuando no quise sumarme a la farsa y puse por escrito lo sucedido con la esperanza de que el Banco de España reaccionara.

Todos esos créditos dudosos que han aflorado, algunos al 0% a los propios consejeros, ¿pasaron por su comisión?

Pasaban camuflados, dentro de un epígrafe genérico, sin detalles. Nuestra función no era aprobar los créditos, sino determinar si estaban conforme a ley y ahí había un letrado que decía que todo respetaba la ley. Se nos negaba la información concreta. Además, de los diez miembros de la comisión de control, ocho eran muy próximos al PP y al equipo directivo. El margen era mínimo.

¿Nunca hubo quejas?

Me quejé muchas veces sin lograr nada. Yo me enteré de que la CAM estaba enfangada en Seseña cuando quebró el Pocero y salió en prensa. ¡No tenía ni idea! Y siempre pedía que se detallara la información de cada operación y también el peso del crédito por grandes sectores económicos porque entonces ya era evidente que apenas había diversificación y que la entidad estaba arriesgando demasiado con el sector inmobiliario.

¿Y qué decían?

Solía contestarme Ximo Me-sseguer [ex director general de Participaciones]. Decía: 'Cuando la señora consejera lo estime oportuno, que pase por mi despacho y se lo enseño'.

¿Fue?

Sí. Pero era un insulto a la inteligencia. Me mostraba unos gráficos con las inversiones ya conocidas de la caja, sin relación con mis preguntas. Esperpéntico.

¿Cómo reaccionaba?

Me quejaba, claro. Y también en las reuniones de la Comisión de Control. Pero estaba prácticamente en su totalidad copada por su gente y cada vez que hablaba salía alguien con 'ya está otra vez la pesada de Reme'. Es como si yo dudara de la honestidad del equipo directivo, de la Generalitat valenciana, etc, etc. Era antipatriota, enemiga de la casa y de la Comunidad Valenciana.

¿Y la gente del Partido Socialista? ¿Nunca les contó lo que pasaba?

Sí, pero no les interesó demasiado. En el partido había un equilibrio muy complicado. Y está claro que siempre le hicieron más caso a otras voces de la CAM que a la mía.

¿Por qué nunca fue a los tribunales?

No me lo planteé. Tampoco tenía pruebas porque no me daban la información que pedía. Nunca tuve base para ir a los tribunales.