Público
Público

La CAM se niega a perder el poder y deja al borde del abismo su fusión

La caja alicantina rechaza ceder la dirección del nuevo grupo a Cajastur

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Era una de las fusiones que se habían cerrado in extremis y daba lugar a la creación de la tercera mayor caja española, pero probablemente no verá la luz, salvo orden de última hora del Banco de España. La CAM rechazó anoche uno de los puntos del precontrato que la unía a Cajastur, Extremadura y Cantabria, y dejó al borde del precipicio la integración, ya que el documento firmado en junio (y aprobado por el organismo supervisor) establecía que para concretar la unión había que firmar la totalidad del contrato. De hecho, fuentes de Cajastur se mostraron ayer convencidas de que 'el contrato se aprueba o se rechaza en su integridad', sin opción de rechazar partes.

El punto de discordia entre la CAM y Cajastur, por el que tienen parada la fusión desde hace dos semanas, es el poder que se otorga en el nuevo grupo al presidente de la caja asturiana, Manuel Menéndez. La caja alicantina considera excesivo que tenga todo el poder ejecutivo y que, además, tenga asegurados 12 años en el cargo (seis inicialmente y otros seis si Cajastur quiere).

Las dos entidades líderes consideran innegociable el reparto de poder

Fuentes de la CAM, que dice estar dispuesta a negociar hasta que haya un acuerdo, aseguran que en el preacuerdo no se había fijado la delegación de poderes en el consejero delegado y que en el contrato posterior que ha elaborado un grupo de abogados es cuando ha aparecido que tiene todo el poder.

La caja que se pretende crear ya tiene aprobadas unas ayudas públicas de 1.493 millones. El Banco de España debatirá hoy sobre el futuro de la CAM.

También tomará una decisión sobre la venta de Cajasur, después de que anoche se reuniera la Comisión Rectora del FROB. La BBK parte como favorita para quedarse con la caja cordobesa aunque también mantienem opciones Unicaja y Sabadell.