Público
Público

Camacho asegura que la CNMV conocía desde 1992 el agujero patrimonial de Gescartera

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El propietario de Gescartera negó hoy durante toda su declaración que en la agencia de valores se hubieran cometido irregularidades e insistió en numerosas ocasiones que la CNMV conocía 'perfectamente' desde 1992 -nueve años antes de la intervención- el desfase patrimonial existente.

Según su versión, los 50 millones de euros desaparecidos no fueron a parar a sus bolsillos ni a los de sus colaboradores, sino que se perdieron en malas inversiones bursátiles y en los préstamos usureros que tuvieron que pedir para compensar las pérdidas a los clientes. Camacho defendió tanto su inocencia que llegó a asegurar que no sólo no se llevó el dinero sino que, por el contrario, puso 1,2 millones de euros de su patrimonio para intentar compensar el desfase.

El máximo acusado del fraude de Gescartera aseguró que la agencia de valores hubiera recuperado su viabilidad de no haber sido por la intervención de la CNMV, que -a su juicio- impidió que se ejecutara un préstamo que había pedido a una entidad extranjera.

Para acabar de desvincularse de la trama, Camacho explicó que no llevaba las relaciones con la CNMV y tampoco con los bancos. Los encargados de todo ello eran el director general, José María Ruiz de la Serna, y el apoderado, Francisco Javier Sierra de la Flor.

Además, el tribunal anunció hoy la resolución de las cuestiones previas que le habían planteado las diferentes partes. Rechazó la petición de la mitad de las acusaciones de que se imputara a algunos ex altos cargos de la CNMV, al ex secretario de Estado de Hacienda Enrique Giménez-Reyna y al Gobierno como responsable civil del fraude.