Público
Público

La Cámara baja de EEUU aprueba el proyecto de reforma sanitaria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el sábado una extensa reforma al sistema de salud, respaldando el mayor cambio de política sanitaria en el país en cuatro décadas y entregando al presidente Barack Obama una victoria crucial.

En una reñida votación con 220 legisladores a favor y 215 en contra, la Cámara respaldó el proyecto de ley que ampliaría la cobertura de salud a millones de personas que carecen de seguro y prohibiría prácticas como el rechazar a individuos con enfermedades preexistentes.

Un republicano respaldó la medida pero la mayoría criticó su valor de un billón de dólares, nuevos impuestos a los ricos y lo que dijeron era una interferencia excesiva del Gobierno en el sector privado de la salud.

Los demócratas festejaron y se abrazaron cuando se alcanzó el voto 218 y lo volvieron a hacer cuando la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dio un martillazo y anunció el resultado.

La batalla en torno a la principal prioridad nacional de Obama se traslada ahora al Senado de Estados Unidos, que está trabajando en su propia versión de reforma.

La discusión se ha prolongado durante semanas porque el líder demócrata del Senado, Harry Reid, está buscando una propuesta que reciba los 60 votos necesarios.

Cualquier diferencia entre los proyectos de ley del Senado y la Cámara tendrán que ser reconciliadas eventualmente, y el proyecto final deberá ser aprobado por ambas cámaras nuevamente antes de que sea enviado a Obama para que lo firme y lo convierta en ley.

"Gracias por el duro trabajo en la Cámara, estamos sólo a dos pasos de lograr una reforma a los seguros de salud en Estados Unidos. Ahora el Senado de Estados Unidos debe seguir el ejemplo y aprobar su versión del proyecto de ley", dijo Obama en un comunicado después de la votación.

"Estoy absolutamente seguro de que así será y espero con ansias firmar una reforma detallada a los seguros de salud para convertirla en ley antes de fin de año", agregó.

El proyecto de reforma llevaría a los mayores cambios de política sanitaria que afectarían al sector de servicios de salud de Estados Unidos, de 2,5 billones de dólares, que corresponde a un sexto de la economía del país, desde la creación del programa Medicare para los ancianos en 1965.

ACUERDO SOBRE EL ABORTO

La votación se dio después de días de fuertes negociaciones con los demócratas indecisos por parte de Obama, sus máximos colaboradores y los líderes de la Cámara, además de la aprobación de una reforma diseñada para tranquilizar a 40 demócratas moderados que se oponen a los derechos de aborto.

Los demócratas podían permitirse perder el respaldo de 40 de sus 258 legisladores en la Cámara y aún así aprobar la ley. Al final, 39 demócratas se alinearon con los republicanos oponiéndose a la reforma.

El único republicano que votó a favor de la reforma fue el representante Anh Cao de Luisiana. "Fue una votación bipartidista", dijo el líder demócrata Steny Hoyer, lo que provocó las risas de sus compañeros demócratas.

La histórica votación es un enorme avance para Obama, quien ha apostado gran parte de su capital político a la lucha por la reforma de salud.

Una derrota en la Cámara habría puesto fin al combate, debilitando el resto de su agenda legislativa y dejando a los demócratas expuestos a grandes pérdidas en las elecciones al Congreso del próximo año.

Obama viajó el sábado al Capitolio para reunirse con los demócratas de la Cámara de Representantes y enfatizar lo necesario que es el proyecto de reforma al sistema de salud.

Analistas de presupuesto del Congreso dicen que el proyecto ampliará la cobertura de salud a 36 millones de personas que viven en Estados Unidos sin un seguro médico, cubriendo a un 96 por ciento de la población, y que reduciría el déficit de presupuesto en cerca de 100.000 millones de dólares en 10 años.

RECHAZAN PLAN REPUBLICANO

Por 258 votos en contra y 176 a favor, los demócratas rechazaron un plan de reforma de salud mucho menor propuesto por los republicanos, que se concentraba en controlar los costes y evitar las demandas por malas prácticas médicas, pero no incluía muchas de reformas de seguro del plan demócrata.

La Cámara también aprobó, por 240 votos a favor y 194 en contra, una enmienda que endurecería las restricciones sobre el uso de fondos federales para pagar por abortos.

Los líderes demócratas de la Cámara accedieron a permitir la votación a la enmienda para tranquilizar a unos 40 moderados, quienes amenazaron con oponerse a la reforma si no se realizaban los cambios para asegurar que los subsidios federales en el proyecto para compras de seguros no se usen en abortos.

Eso enfadó a los partidarios de los derechos de aborto, pero la mayoría de ellos votó en favor de la reforma con la esperanza de que podrán eliminar la provisión durante el proceso legislativo.