Público
Público

La Cámara baja de EEUU, lista para iniciar el debate sanitario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A medida que se aproxima una votación, la Cámara de Representantes de Estados Unidos debe iniciar un debate el sábado sobre una extensa reforma al sistema de salud, que iniciaría los mayores cambios en el sector en cuatro décadas.

El presidente Barack Obama planea visitar el Congreso en la mañana del sábado para reunir respaldo para la medida, antes de una votación final que los líderes demócratas dicen será reñida.

Obama y altos cargos de su Gobierno llamaron el viernes a los demócratas indecisos para pedirles su respaldo, y los líderes de la Cámara de Representantes sostuvieron negociaciones con miembros del partido que tienen dudas para asegurarse los 218 votos necesarios para su aprobación.

Los demócratas han convencido a decenas de moderados dentro del partido que están preocupados sobre las provisiones relativas al aborto y la inmigración que contiene el proyecto, además del coste de un billón de dólares y su posible impacto en el déficit de presupuesto.

"Me siento más seguro de que tendremos los votos para aprobarla", dijo el presidente de la Comisión de Energía y Comercio de la Cámara, Henry Waxman, respecto a la reforma. "Los miembros que parecían que no apoyarían el proyecto están recapacitándolo", agregó.

La disputa sobre el aborto amenazó con retrasar el debate, y los demócratas de ambos lados del debate negociaron hasta la noche del viernes en el despacho de la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, sin alcanzar un acuerdo.

Cerca de 40 demócratas moderados de la Cámara dicen que se opondrán al proyecto a menos que garantice que los subsidios federales no serán utilizados para pagar abortos.

Los miembros que están a favor del derecho de abortar dijeron que no permitirán que el proyecto exceda las actuales restricciones sobre el uso de dinero federal para financiar abortos.

"El sector partidario del derecho de elegir no accederá a ninguna redacción, como quiera que sea, que aumente las restricciones a los derechos de la mujer para elegir", dijo la representante Diana DeGette. El sector cuenta con 190 miembros de la Cámara de Representantes.

El proyecto de reforma, la principal prioridad nacional de Obama, llevaría a los mayores cambios de política sanitaria que afectarían al sector de servicios de salud de Estados Unidos, de 2,5 billones de dólares, desde la creación del programa Medicare para los ancianos en 1965.

Los republicanos de la Cámara están unidos y se oponen a la medida, diseñada para reducir los costes, ampliar la cobertura a millones de estadounidenses que carecen de seguro médico y prohibir prácticas de las compañías como negar cobertura a las personas con condiciones preexistentes.

La votación representa un riesgo para Obama y los demócratas que controlan el Congreso. Una victoria en la Cámara sería un enorme paso hacia la reestructuración, cambiando la atención al Senado, que está preparando su propia versión.

Si la Cámara, controlada por los demócratas, no logra aprobar la medida, sería un duro golpe político para Obama. Los demócratas pueden permitirse perder a 40 de sus 258 miembros en la votación de la reforma, pero la posibilidad de disidencia en el tema es mayor.

Los demócratas de la Cámara esperan iniciar el debate en la mañana del sábado, aunque podría haber un retraso si la disputa sobre el aborto sigue sin resolverse. La votación final está prevista para la noche del sábado.