Público
Público

La Cámara de Comercio británica considera prematuro hablar de recuperación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Lo peor de la recesión ha pasado pero aún es prematuro hablar de recuperación, afirmó la Cámara Británica de Comercio (BCC) en un informe en el que subraya también que los niveles de confianza económica siguen en mínimos históricos.

La Cámara de Comercio reconoce que ha habido algunos progresos en los últimos meses, pero que las ventas, los pedidos y el empleo en las compañías manufactureras y de servicios siguen ofreciendo indicios de debilidad y de incertidumbre por parte de las empresas.

"Parece que lo peor de la recesión ha terminado, pero no hay garantías de recuperación. Sostener una futura recuperación y preservar la calificación crediticia internacional del Reino Unido depende en gran medida de la adopción de una estrategia creíble a medio plazo para sanear las cuentas públicas", dice el informe.

El economista jefe de la Cámara de Comercio, David Kern, considera que "para evitar un daño innecesario a nuestro tejido productivo, los recortes dolorosos de los programas de gasto deben ser la herramienta principal para arreglar nuestras cuentas públicas".

Según las predicciones de la BCC, el desempleo afectará a 3,2 millones de personas, en torno al 10 por ciento de la población activa, a mediados de 2010, teniendo en cuenta que sólo la mitad de las empresas están buscando nuevos trabajadores.

"Hablar de recuperación es prematuro. Son necesarias medidas correctivas adicionales para apoyar la economía (...). La confianza está en niveles históricos de debilidad", se destaca en el informe, en el que se pide al Gobierno que "piense muy seriamente sobre sus políticas impositivas".

Para la BCC, medidas como el previsto incremento de las contribuciones a la Seguridad Social a partir de 2011 suponen una carga para la creación de empleo que debe ser eliminada.

La Cámara de Comercio critica que el Gobierno no sea capaz de tomar "decisiones difíciles" a la hora de recortar el gasto público y pone el ejemplo de las pequeñas y medianas empresas, que se han visto obligadas a reducir sus costes y sus plantillas.