Publicado: 25.03.2016 15:28 |Actualizado: 25.03.2016 07:00

Cambio de hora para adaptarse al horario de verano: a las 2 serán las 3

Dormiremos una hora menos con la excusa de ahorrar energía. La Comisión para la Racionalización de Horarios asegura que sería mejor para la salud no adelantar el reloj.

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 2
Comentarios:
cambio de hora

Cambio de hora en la madrugada del sábado al domingo: a las dos serán las tres y dormiremos una hora menos.

MADRID.- Esta noche dormiremos una hora menos. El reloj se adelanta una hora la madrugada de sábado a domingo coincidiendo con el comienzo del horario de verano, de manera que a las 02.00 serán las 03.00 horas.

El cambio de hora comenzó a extenderse a partir de 1974 debido a la primera crisis del petróleo, y hoy día atiende a una directiva comunitaria que tiene como objetivo el ahorro de energía.  Sin embargo, diversas asociaciones inciden en su oposición al cambio de hora ya que, dicen, eso nos hace menos europeos y, además, perjudica la salud.



Según datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), el cambio de hora tiene un potencial de ahorro en España de unos 300 millones de euros. De esa cantidad 90 millones pertenecen al uso doméstico (unos 6 euros de ahorro por hogar), mientras que los otros 210 millones de euros restantes se ahorrarían en los edificios del sector terciario y en la industria.

Del otro lado, según ARHOE-Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles, el adelanto del reloj perjudica a la sociedad .Por ello defienden que continuar con el horario actual supone regresar al meridiano de Greenwich -el huso horario que de verdad le corresponde, según la asociación- a un 'coste cero'.

Herencia del franquismo


Según ARHOE, el desfase horario comenzó desde 1942, cuando se adaptó el horario español al de Berlín (Hora Europea Central) en alineación con el régimen nazi y nunca se recuperó el horario en correspondencia con la hora solar.

Por otra parte, la situación de pluriempleo que se originó después de la Guerra Civil española provocó el horario de 'nueve a dos', con la pausa de ir a desayunar a media mañana (media hora), y con un descanso (a menudo de dos horas) al mediodía para después continuar trabajando por la tarde. Esta situación se traduce en la pérdida de una hora y media diaria en el ámbito laboral, que se resta automáticamente de la vida privada, según ARHOE.

ARHOE considera que no cambiar la hora mejoraría la  alineación del horario laboral con los colegios y, con ello, el rendimiento escolar de los menores

Por todo ello, la asociación considera que España tiene que adoptar la hora oficial del Reino Unido, Portugal, Marruecos y Canarias (Hora Europea Occidental), que es la que le corresponde geográficamente y abandonar la Hora Europea Central, que corresponde a países más al este. Para conseguirlo, a su juicio, el primer paso es obviar la adopción de la hora de verano del último fin de semana de marzo. El cambio quedaría definitivamente completo cuando el siguiente otoño se retrasase los relojes para regresar, junto con Inglaterra y Portugal, a la hora de invierno.

Con el restablecimiento de la Hora Europea Occidental, se volvería a un horario más europeo, en el que los ciudadanos se seguirían levantando a la misma hora de 'reloj', pero en realidad una hora (solar) más tarde; se comería y cenaría en un horario más internacional, a la una y a las ocho de la tarde; se fomentaría la jornada continuada de nueve a seis, con una parada de una hora para comer a mitad de la jornada laboral; y se dormiría una hora más, lo cual es beneficioso para la salud y provocaría una disminución de la siniestralidad laboral. Asimismo, la mejor alineación del horario laboral con los colegios mejoraría el rendimiento escolar; y una mejor alineación con horarios laborales de otros países, entre otros avances.

Por otra parte, ARHOE cree que este cambio de hora no tendrá el efecto de ahorrro energético que se persigue a menos que se acompañen de verdaderas medidas de racionalización horaria. El cambio horario obedece a una Directiva Comunitaria dirigida a favorecer el ahorro energético y el potencial de ahorro en iluminación que genera esta medida puede suponer un 5%, lo que equivale a 300 millones de euros de acuerdo con los precios actualmente vigentes.