Publicado: 24.10.2014 16:37 |Actualizado: 24.10.2014 16:37

El cambio de régimen empieza en casa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Pablo Iglesias, Luis Alegre, Carolina Bescansa, Iñigo Errejón y Juan Carlos Monedero
Claroquepodemos-Equipo Pablo Iglesias

El pasado fin de semana 8.000 personas nos dimos cita en el palacio de Vistalegre. El doble celebraba a través de las redes el primer encuentro presencial de la Asamblea Ciudadana de Podemos. Queríamos discutir entre todos las distintas propuestas que, durante más de dos meses, miles de personas organizadas en los Círculos han elaborado para diseñar la mejor estructura organizativa, la mejor estrategia política y el mejor marco ético para Podemos. A lo largo de dos días, varias decenas de equipos defendimos más de 55 propuestas. Todos dispusimos del mismo tiempo en un espacio asambleario único y todos vimos cómo se producía un debate real, con apuestas y modelos diferentes. Todo el mundo pudo formular preguntas en igualdad de condiciones gracias al uso de las nuevas herramientas telemáticas. Simultáneamente, 38.000 personas  participamos en la elección de 5 resoluciones de entre las más de 100 que se habían presentado y elegimos, de manera completamente horizontal, las primeras líneas programáticas de Podemos. Desde el pasado lunes y hasta el próximo domingo 26 de Octubre a las 23.59pm, todo el que quiera podrá participar en la elección del modelo organizativo, la estrategia política y el compromiso ético de Podemos. Basta con que se apunte en www.podemos.info y vote.

Ha llegado el momento de decidir. Todas las personas que hemos trabajado en los documentos del grupo #Claroquepodemos-Equipo Pablo Iglesias queremos agradecer el esfuerzo de las compañeras y compañeros que han puesto a disposición de todos su talento, permitiendo que fuera posible llegar a acuerdos con más de 30 equipos, incorporando decenas de propuestas y fundiendo, en un único proyecto final, la inteligencia, el esfuerzo y la ilusión de tanta gente.

Nuestras propuestas son sencillas y, quizá por eso, suponen un cambio de paradigma sin precedentes. Queremos que todo el mundo tenga derecho a participar en igualdad: una persona, un voto. Sin delegados ni representantes ni ponderaciones. Todas las personas que formamos parte de Podemos participaremos de manera directa e igual en la elaboración de propuestas, en los debates y, por supuesto, en la toma de decisiones. Queremos que quienes se presenten a las elecciones o quieran formar parte de los órganos de Podemos sean elegidos de manera directa mediante listas abiertas. Queremos que sea la gente quien proponga los programas y decida los pactos postelectorales. Queremos que los Círculos territoriales y sectoriales se constituyan como el corazón de la organización, como los espacios desde los que se impulsan los debates, las deliberaciones y las propuestas. Queremos que todos los cargos de Podemos puedan ser revocados a través de referéndum. Todos sin excepción: desde el primero hasta el último. Queremos que la independencia y la transparencia de nuestra financiación sean nuestras banderas. No le hemos pedido dinero a los bancos para llegar hasta aquí y no queremos pedírselo en el futuro. Queremos que los exiliados por razones económicas, los que se han tenido que marchar de nuestro país porque la austeridad, los recortes y la corrupción les han robado el futuro tengan un puesto de representación en nuestro Consejo Ciudadano. También ellos son parte de nuestro territorio. Y representan además ese lugar físico fuera de nuestras fronteras que encarna el esfuerzo, la lucha por salir adelante y el coraje.

Hemos insistido en que nadie debe quedarse sin participar porque tenga que cuidar de otros o porque tenga que trabajar. Hemos repetido que las personas que tenemos a nuestro cargo hijos, padres, familiares o amigos debemos poder participar. Que quienes no pueden estar en los Círculos porque el trabajo se lo impide o porque la falta de trabajo se lo imposibilita, puedan participar. Y no se trata solo votar. Queremos que todos y todas puedan proponer, argumentar, debatir y, por supuesto, decidir. Usaremos herramientas telemáticas para que todo el mundo pueda hacerlo.

Algunos han querido interpretar que no nos vamos a presentar a las elecciones municipales y autonómicas. Todo lo contrario. Queremos participar en las elecciones autonómicas que se celebrarán el próximo mes de Mayo con papeleta propia y concurrir a las municipales en compañía de otros, incorporándonos en las decenas de iniciativas ciudadanistas que ya se están construyendo en muchos municipios de nuestro país. Iniciativas que tienen que reflejar esa mayoría social que nos está esperando y que no pueden nunca ser una sopa de siglas ni meros acuerdos entre partidos. La emoción y la ilusión que significa Podemos tiene que estar bien presente en donde discurre la política más cercana. Queremos igualmente un proyecto coherente, diseñado para articular de manera eficaz unos compromisos éticos claros, unos objetivos bien definidos y una estructura organizativa capaz, radicalmente democrática y transparente. En definitiva, una organización, un proyecto y un equipo preparado para ganar las elecciones y cambiar nuestro país de verdad.

Venimos a por todas y podemos hacerlo. Somos un pueblo consciente y con ganas de cambiar. Entre todas y todos podemos. Y estamos construyendo un proceso inédito, sin precedentes en la historia de las organizaciones políticas en España. En la noche del domingo, cuando cerramos el encuentro en Vistalegre entre abrazos y lágrimas, quienes estuvimos allí sentimos que habíamos participado en un momento histórico, en un hito fundacional del ciclo de cambio que tuvo su alumbramiento el 15M, que cobró cuerpo el 25 de Mayo de 2014 y que brindará, más temprano que tarde, una nueva democracia en nuestro país. Sabemos que de ahora en adelante los partidos políticos que quieran recabar el apoyo de las mayorías en nuestro país tendrán que cambiar su forma de debatir y decidir. Retamos a todos los que hoy nos acusan de estar construyendo una organización como las de la casta a que revisen, uno por uno, los estatutos del PP y del PSOE, de CIU y del PNV, de UPyD y de Coalición Canaria, y encuentren uno sólo, uno, que permita la participación directa de todo el mundo (sin delegados ni representantes interpuestos) en los procesos de toma de decisiones. Donde sea la gente quien decida de manera determinante sobre la estructura organizativa, la línea política, las candidaturas, los pactos postelectorales. Uno solo que promueva la revocación de los cargos mediante referéndum o una financiación independiente de los bancos. Esto sólo por mencionar algunas cuestiones cruciales en cualquier organización. Comparando lo que han hecho unos y lo que estamos haciendo nosotros, cualquiera verá que los cambios son tan profundos que resulta difícil creer que las bases de los viejos partidos no exijan modificaciones de hondo calado a las cúpulas de sus organizaciones. Al fin y al cabo, la democracia empieza en casa. Una democracia que, por vez primera en mucho tiempo, es en verdad el poder del pueblo.


http://www.quoners.es/q/referendums